LA COMISIÓN NACIONAL DE SEGURIDAD Y LA FUNDACIÓN KASPÁROV FORTALECEN LOS PROCESOS DE REINSERCIÓN SOCIAL CON LA PRÁCTICA DEL AJEDREZ

LA COMISIÓN NACIONAL DE SEGURIDAD Y LA FUNDACIÓN KASPÁROV FORTALECEN LOS PROCESOS DE REINSERCIÓN SOCIAL CON LA PRÁCTICA DEL AJEDREZ

  • La enseñanza y la práctica de esta disciplina es una valiosa herramienta pedagógica y de integración Social en las personas privadas de su libertad

Como parte de las acciones para fortalecer la reinserción social de las personas privadas de su libertad (PPL) del Sistema Penitenciario Federal, la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) y la Fundación Kaspárov de Ajedrez para Iberoamérica, llevaron a cabo el programa denominado “El Ajedrez Quita Cárcel y Reinserta”.

Para ello, la Fundación Kaspárov, capacitó a personal de la CNS, así como a psicólogos y pedagogos quienes enseñaron esta disciplina a la población penitenciaria, como un valioso instrumento para fortalecer los procesos de reinserción social.

Con este programa las personas privadas de su libertad, demostraron la importancia del ajedrez en su vida en reclusión y el impacto positivo que les ha causado, por lo que el porcentaje de quienes lo practican va en aumento.

En países europeos se han utilizado programas similares con grandes resultados, por lo que la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) y la Fundación Kaspárov de Ajedrez para Iberoamérica, emplearon este esquema como herramienta para el control emocional y como apoyo en el proceso de la reinserción social, lo que dejó ver resultados importantes en la conducta de las personas privadas de su libertad, como una mejora en el índice de acato a las normas, respeto por los tiempos y, sobre todo, un cambio positivo en su conducta.

El Programa de la Fundación Kaspárov se conformó de diversas actividades como: La capacitación en torno al ajedrez y su faceta social a funcionarios de la CNS y el Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social (OADPRS); el Ciclo de 14 conferencias dirigido a personas privadas de su libertad y personal del CEFERESO número 1 “Altiplano”; el Ciclo de películas “El Ajedrez y el Cine” para PPL del CEFERESO número 1 “Altiplano”; el Torneo Navideño del CEFERESO Número 1 “Altiplano” que contó con 280 participantes; el programa de conferencias para las PPL del CEFERESO Femenil número 16.

El torneo en el marco del “Día Internacional de la Mujer” en el CEFERESO Número 16; el torneo de primavera entre PPL del CEFERESO Número 1 “Altiplano” donde participaron 620 personas; la donación de la Fundación Kaspárov a los CEFERESOS del país de siete mil kits de ajedrez; la entrega becas de la Fundación Kaspárov a funcionarios y técnicos de la CNS y el OADPRS para participar en el evento formativo “Gran Encuentro con el Ajedrez Educativo”; y, la certificación de los elementos capacitados de la CNS y el OADPRS.

La práctica del ajedrez en los Centros Penitenciarios Federales ha redituado grandes resultados, no solo con los internos sino también con el equipo técnico que los acompaña como psicólogos, trabajadores sociales y profesores.

Cabe señalar que durante este mes de mayo, se ha certificado un número importante de elementos de distintas áreas técnicas, en la aplicación de clases de ajedrez a poblaciones vulnerables, al egresar del modelo de capacitación de la Fundación Kaspárov los nuevos docentes especializados en las enseñanza de ajedrez para estas poblaciones darán continuidad al programa dentro de los distintos Centros Federales de Readaptación Social del país.

La disciplina del ajedrez es utilizada como instrumento para coadyuvar en el manejo de problemáticas de las personas privadas de la libertad, tales como distorsiones afectivas, emocionales, cognitivas y perceptivas, que ocasionan un deterioro en los ámbitos personal y familiar.

—oo0oo—

LA PRÁCTICA DEL AJEDREZ FOMENTA VALORES Y RESPETO A LAS NORMAS

“El ajedrez es como la vida”, se dice con frecuencia. Fischer creía que era como la vida misma. Kasparov tituló uno de sus libros Cómo la vida imita al ajedrez. Otros, como Edgar A. Poe, creían que las reglas del juego sólo se aplican al ajedrez. Sin embargo, de lo que no hay duda es de los múltiples beneficios que aporta, no sólo los referentes a nuestras competencias intelectuales y psicológicas, de las que ya hemos hablado. El juego-ciencia también es de gran ayuda para el fortalecimiento ético y moral.

El ajedrez no es un mero pasatiempo ocioso —escribió Benjamin Franklin en su ensayo ‘La moral del ajedrez’, publicado en 1786— uno puede adquirir y reforzar varias y muy valiosas cualidades de la mente, útiles en la vida, para que así se conviertan en recursos al alcance del ingenio en cualquier ocasión.

Franklin aseguraba que para jugar ajedrez eran necesarios:

I. Previsión, que mira un poco hacia el futuro, y considera las consecuencias que puede tener una acción; lo que le ocurre continuamente al jugador, “Si muevo esta pieza, ¿cuáles serán las ventajas de mi nueva situación? ¿Qué uso puede hacer mi adversario de ella para molestarme? ¿Qué otros movimientos puedo hacer para sostenerla, y para defenderme de sus ataques?”

II. Circunspección, que inspecciona el tablero de ajedrez entero, o la escena de la acción, las relaciones entre las numerosas piezas y situaciones, los peligros a los que cada una de ellas está expuesta, las distintas posibilidades de apoyarse entre ellas, las probabilidades que el adversario pueda hacer éste o aquél movimiento, y ataque ésta o la otra pieza; y qué diferentes medios se pueden utilizar para evitar su golpe, o hacer tornar sus consecuencias contra él.

III. Cuidado, no hacer nuestros movimientos demasiado apresuradamente. Este hábito es adquirido mejor, observando estrictamente las leyes del juego, tales como, “Si usted toca una pieza, usted la debe mover a algún lugar; si usted la soltó, usted debe dejarla ahí” y, por lo tanto, cuanto mejor se observen estas reglas, el juego llega a ser más la imagen de la vida humana, en que, si usted se ha puesto incautamente en una posición desfavorable, no va a poder obtener permiso  para retirar dar marcha atras, pero debe asumir todas las consecuencias de su temeridad.

Y, por último, aprendemos por el ajedrez el hábito de no ser desalentados por las actuales malas apariencias en el estado de nuestros asuntos, de esperar un cambio favorable, y de perseverar en la búsqueda de recursos.

También en dicho ensayo, el prócer norteamericano aborda las reglas mínimas de buena conducta de cualquier aficionado.

“No deben hacerse jugadas ilegales, ni jugar con quien se sepa que suele hacerlas. Si el adversario se tarda en mover(recordemos que todavía no había relojes) “usted no lo debe apurar, ni expresar ninguna intranquilidad por su demora. No debe cantar, ni silbar, ni mirar su reloj, ni tomar un libro para leer, ni golpetear con sus pies en el piso, ni con los dedos sobre la mesa, ni hacer ninguna cosa que pueda perturbar su atención”

Si usted es un espectador mientras otros juegan, observe el más perfecto silencio: porque si usted da un consejo, ofende a ambos jugadores; aquel contra quien usted lo da, porque puede causar la pérdida de su juego; y el otro, a quien favorece, porque, aunque sea bueno, y él lo siga, pierde el placer que podría haber tenido, si le hubiera permitido que él pensara hasta que se le ocurriera.

 Hay que moderar nuestros deseos de victoria y hay que ser “agradecido con alguien que lo supere”. Si es posible “indíquele amablemente, que con esa jugada coloca o deja una pieza amenazada y no defendida; que con esa otra pondrá a su rey en una situación peligrosa, etc. Por esta generosa cortesía (tan contraria a lo desagradablemente prohibido) puede suceder que usted pierda el juego con su adversario, pero usted ganará, lo que es mejor, su estima, su respeto, y su cariño; juntos con la aprobación silenciosa y buenos deseos de los espectadores imparciales.” 

Por mencionar algunos de los ejemplos más antiguos para la apología del ajedrez en materia de valores y principios éticos.

AJEDREZ Y RESPONSABILIDAD

El ajedrez es uno de los juegos donde la responsabilidad tiene un papel preponderante, pues el resultado de la partida depende por completo de cada jugador. No hay árbitro al que culpar, ni mala suerte en la que escudarse; el jugador está obligado a asumir plenamente la responsabilidad ante sus actos. Sin embargo, la nobleza del juego estriba en que nos permite analizar fácilmente lo sucedido, aprendiendo de nuestros errores y desarrollando una importantísima actitud crítica.

El juego-ciencia es una magnífica herramienta en la educación en responsabilidad porque, por otro lado, siempre implica al otro, no sólo como adversario. En el ajedrez estamos obligados a ponernos virtualmente en el lugar del otro, nos obliga a tomar al otro como alguien semejante a uno mismo, alguien que piensa, decide, es libre y es responsable de sus actos.

Por eso el juego desarrolla las inteligencias intra e interpersonal. Podemos responsabilizar al otro de sus actos; pero los otros también pueden responsabilizarme de los míos.

Es así que la práctica frecuente del ajedrez fomenta valores ético-cívicos y ayuda a respetar las normas, tanto dentro como fuera del tablero. Estos beneficios, que no son exclusivos del noble juego pero que se manifiestan con enorme fuerza en la enseñanza ajedrecística, se convierten en un eje pedagógico de enorme alcance, no solo cuando hablamos de ajedrez educativo, sino en su más amplia dimensión social.

Fotograma editado de la conocida serie The Wire

Fotograma editado de la conocida serie The Wire

La formación en valores del ajedrez se sustenta principalmente en cuatro pilares fundamentales:

  • La AUTOCRÍTICA

En cada error hay una oportunidad de mejora y acierto. Esta proposición se cumple en el ajedrez sin excepción. Porque todos los jugadores, desde el principiante al Campeón del Mundo, cometen imprecisiones. Savielly Tartakower, Gran Maestro y uno de los más célebres genios del tablero, decía que “en ajedrez, el vencedor es quien hace la jugada siguiente al último error”.

El ajedrez, sin duda, fomenta la autocrítica, la reflexión y el sentido crítico.

  • El CONTROL DE LOS IMPULSOS

En la vida, cuando te enfrentas a situaciones adversas, o de máxima exigencia, es fácil que perdamos el control de lo que nos rodea y, en ocasiones, de nuestros propios actos. Es algo muy parecido a lo que ocurre en un tablero de ajedrez cuando el otro bando nos presiona el rey con sus piezas, vemos que nos queda poco tiempo en el reloj y sentimos que estamos muy cerca de perder la partida. Lo más posible es que movamos la primera jugada que se nos viene a la cabeza, sin valorar la posibilidad de que haya una segunda opción que tan siquiera nos libre de esa situación de no-control. Le hacemos caso al impulso para no sentir esa presión, pero olvidamos la reflexión.

Con la práctica frecuente del ajedrez estos mecanismos de control de la impulsividad se van trabajando, siempre que la enseñanza vaya acompañada de una metodología adecuada.

Emanuel Lasker, Campeón del Mundo entre 1897 y 1920, nos dejó escrito al respecto:

“Cuando veas una buena jugada, trata de encontrar otra mejor”.

Screenshot_6

  • La AUTOESTIMA

La enseñanza del ajedrez es un proceso de ritmo lento, pausado, en el que entran en juego (nunca mejor dicho) muchas variables y se desarrollan, de un modo inherente, múltiples habilidades cognitivas. Es por ello que, como en la música, los progresos del jugador sean graduales, pero al mismo tiempo también alcanzables, lo que redundará en el concepto de sí mismo, de su nivel de juego  y su autoestima.

Cualquier persona puede aprender a jugar ajedrez y con ello irá desarrollando estrategias que le ayudarán a obtener pequeñas recompensas. En este sentido, se conocen experiencias con colectivos vulnerables y en claro riesgo social (indigentes, reclusos, adictos u otros grupos de exclusión) con resultados muy positivos.

En el ámbito escolar, un alumno que juega al ajedrez gana en confianza y aprende a que acumular pequeñas ventajas, principio básico en el tablero, le servirá para lograr su objetivo final de aprendizaje en otras materias lectivas.

  • El AFÁN DE LOGRO

Relacionado con el anterior, este valor implica los deseos de superación personal. Cuanto más sabes, más quieres conocer. El ajedrez, en contraposición a otros modelos integrales de educación, parte con la ventaja de ser un juego y, por tanto, incorpora un aspecto lúdico que ayuda, digamos que de forma indirecta, a que el jugador experimente un deseo natural de seguir mejorando, lo que retroalimenta todos y cada uno de los valores ético-cívicos que hemos descrito.

Screenshot_7

Al mismo tiempo, el respeto a las reglas constituye la base de la pirámide. Es decir, las reglas surgen como un elemento necesario que iguala la partida, las opciones de perder y ganar en ambos lados del tablero.  El ajedrez es conocido como el noble juego. Y es por eso que el alumno que está dando sus primeros pasos empieza y termina su batalla intelectual ofreciéndole la mano a su rival, respetando al “contrario” (aunque habría que afinar el término, por cuestiones pedagógicas) y reconociendo, de este modo, la validez de unas reglas que son incuestionables.

La transferencia de este tipo de valores (respeto, autocrítica, control de los impulsos, autoestima y afán de logro) al mundo real, a la vida misma, es algo que el jugador de ajedrez realizará de forma inconsciente, toda vez que va creando un patrón de comportamiento válido, dentro y fuera del tablero, capacidad esta que le ayudará en su desarrollo integral en la escuela, la familia y la sociedad en su conjunto.

 

Educando con el Ajedrez
Los objetivos de cualquier campaña o programa sobre educación en valores a través del Ajedrez, dirigido al Sistema Educativo, deberían estar vinculados a la necesidad social de profundizar en la formación integral de la persona, reforzando el currículo formativo del alumnado con los principios que inspira el juego  y sus positivas transferencias a la vida diaria.
Si quieres seguir conociendo todos los alcances del ajedrez, su enseñanza y su aplicación social, no lo dudes, inscríbete al Modelo de Capacitación y Certificación para Profesores de Ajedrez. El ajedrez como herramienta pedagógica y de utilidad social.  

 

La dama del tablero, una pieza que ayuda al cambio

Destacado

AJEDREZ EN EL CEFERESO 16: UNA CÁRCEL DE MUJERES

El ajedrez es mucho más que un juego. Desde hace unos años sus aplicaciones terapéuticas y sociales se vienen aplicando en distintos lugares y con diversos colectivos. Hoy sabemos de experiencias muy positivas a través del ajedrez con indigentes y otros colectivos en riesgo de exclusión, con enfermos de Alzheimer, autismo y otros trastornos mentales, o como tratamiento multimodal en casos leves de TDAH. Pero si existe un uso social por antonomasia, en el que el noble juego despliega sus potencialidades como una verdadera herramienta de cambio personal, es el que sucede cuando el tablero y las piezas se ponen a disposición de la población reclusa.

El pasado día 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, más de 200 internas del Centro Federal de Reinserción Social (CEFERESO) nº 16, un centro exclusivamente femenil ubicado en Coatlán del Río, Morelos (México), pudieron disfrutar de una jornada de ajedrez sin precedentes que, sin duda, recordarán de por vida.

Una interna lee un manifiesto inaugural dedicado a las mujeres. FOTO: CNS

Una interna lee un manifiesto inaugural dedicado a las mujeres. FOTO: CNS

La jornada fue organizada por la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), el Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Reinserción Social (OADPRS) y la Fundación Kasparov de Ajedrez para Iberoamérica, en la línea institucional y conjunta de continuar impulsando proyectos de carácter social. Se enmarcaba dentro del programa que la Fundación Kasparov ya inició a finales de 2015 con el firme propósito de llevar el ajedrez como herramienta eficaz de reinserción a todos los Centros Federales del país.

TORNEO PRIMAVERA CARTEL

Cabe recordar el extraordinario éxito del programa llevado a cabo en el CEFERESO N° 1 El Altiplano, en el Municipio de Almoloya, estado de México.

En esta ocasión fueron las internas del CEFERESO 16 las que comprobaron durante una jornada de más 5 horas cómo el juego del ajedrez puede enseñarles principios estratégicos de enorme valor, sobre todo en un entorno tan complejo y  difícil de privación de libertad. Pensar antes de actuar, tomar consciencia de los actos que se cometen, aceptar los errores sin buscar excusas ni escudos psicológicos como la mala suerte, aprender a valorar una posición (no solo en el tablero) para trazar el mejor plan, respetar las reglas y al rival… Todas estas enseñanzas, típicas de un tipo de pensamiento estratégico, están de un modo inherente en el noble juego; se trata tan solo de saber aprovecharlas para después aplicarlas a situaciones concretas de la vida.

Print

La Fundación Kasparov, con la presencia de su presidente ejecutivo Hiquíngari Carranza, orquestó  a los efectos un torneo entre 20 internas de los módulos 4 y 5 del CEFERESO. Entre la fase clasificatoria (4 rondas a 7 minutos por jugadora) y la gran final (se enfrentaron las 2 mejores clasificadas), se ofreció la ponencia “Ajedrez: un camino para el cambio” por parte de Manuel Azuaga, experto en ajedrez social y en su aplicación en el colectivo de mujeres. Azuaga, presidente de la asociación Ajedrez Social de Andalucía, desarrolla con éxito desde 2014 un proyecto destinado a mujeres en riesgo de exclusión bajo el nombre de “Ajedrez e Igualdad”.

Hiquíngari Carranza, presidente ejecutivo de la Fundación Kasparov, se dirige al auditorio

Hiquíngari Carranza, presidente ejecutivo de la Fundación Kasparov, se dirige al auditorio

Durante su intervención se puso la tilde sobre el modo en que el ajedrez social se puede erigir como un elemento de transformación incomparable. Entre otros motivos porque el ajedrez no entiende de edad, es cierto, pero tampoco de género. Un tablero y unas piezas nos conceden poder, nos empodera, en términos de igualdad. Ejemplos muy elocuentes los encontramos en las biografías de grandes jugadoras de ajedrez, como las hermanas Polgar o Vera Menchik, sin duda una mujer a la  que la historia (no solo del ajedrez) aún  no ha reconocido como debiera su inmensa contribución en favor de la lucha por la igualdad de género en la primea mitad del siglo XX.

Vera_Menchik2

Azuaga subrayó la importancia de los efectos negativos en la relación con las familias de la población interna, especialmente en el colectivo de mujeres. Cuando un hombre cumple condena, paga según derecho; pero cuando se trata de una mujer, la condena es doble: legal y familiar, pues a ella se le culpa de romper los lazos familiares, de no ser una esposa ideal o, peor aún, una buena madre. Esta estigmatización social acarrea un efecto emocional muy dañino que, sin duda, acompaña a la mujer reclusa durante todo su internamiento. En este sentido, los estudios de Murray (2005), Western (2006) y Drucker (2011) son contundentes y concluyen que la mujer interna tiene un doble costo social. Es aquí donde Azuaga hace surgir, alegóricamente, la figura de la dama del ajedrez y su importancia en el noble juego. O lo que es lo mismo: una interna no deja de ser la dama de su tablero familiar, y necesita de algún modo darse cuenta de que la partida aún no se ha perdido. Porque en la vida, como sucede en el ajedrez, siempre hay segundas oportunidades. Nos podemos equivocar, pero también podemos levantarnos y seguir jugando. Y esta toma de consciencia contribuirá, definitivamente, a través del juego, a un replanteamiento de la visión que las internas tienen de su futuro y del modo de encarar los problemas y situaciones que se encuentren fuera del ámbito penitenciario, una vez logren reinsertarse en sociedad.

CEFERESO8OK

Las participantes del torneo demostraron un absoluto respeto por el juego en todo momento. FOTO: CNS

Volvamos por un momento a la final del torneo. Las dos finalistas jugaron a la mejor de 3 partidas. Lo hicieron sobre un tablero gigante de 3×3, mientras iban indicando los movimientos al equipo de profesoras de ajedrez de la Fundación Kasparov. Unas profesoras que, no en vano, son el fruto de los primeros seminarios de capacitación que la Fundación celebra al objeto de formar miles de nuevos docentes de ajedrez. La emoción de la final se palpaba entre las más de 200 internas.

Más de 200 internas participaron en la jornada. FOTO: CNS

Más de 200 internas participaron en la jornada. FOTO: CNS

Por si fuera poco, el devenir de la competición quiso que el enfrentamiento se diera entre una interna del módulo 5 y otra del módulo 4, por lo que una sana rivalidad impregnaba la atmósfera del gimnasio, sede ocasional de este primer torneo de ajedrez. Los segundos del reloj agitaban la tensión y los nervios de un público que guardaba un silencio digno de elogio, mostrando un respeto absoluto por el juego, por sus dos compañeras. De repente, un alfil atravesó una gran diagonal y capturó una torre en a8. El auditorio rompió su recogimiento con un aplauso espectacular, se oyeron gritos de ánimo, de júbilo y camaradería. Finalmente, el resultado fue lo de menos, pero para ser justos con esta crónica diremos que ganó por la mínima (2-1) la jugadora local, después de haber empezado perdiendo la primera partida (0-1), lo que viene a demostrar que nunca hay que rendirse, tampoco en el tablero.

Las profesoras de ajedrez de la Fundación Kasparov ayudaron a las jugadoras cada vez que lo requerían. FOTO: CNS

Las profesoras de ajedrez de la Fundación Kasparov ayudaron a las jugadoras cada vez que lo requerían. FOTO: CNS

La jornada, en resumen, fue un éxito rotundo y ayuda y fortalece uno de los más firmes objetivos de la Fundación Kasparov de Ajedrez para Iberoamérica: apoyar las políticas de reinserción social y hacer más soportable la reclusión a los internos (en este caso a las internas) en las cárceles mexicanas, y qué mejor modo de hacerlo que a través de la enseñanza y la práctica del ajedrez.

El ajedrez fue mostrado como un juego y una herramienta de cambio personal y reinserción.

El ajedrez fue mostrado como un juego y una herramienta de cambio personal y reinserción. FOTO: CNS

FIRMA DE CONVENIO CON EL CONSEJO CIUDADANO CDMX

Destacado

Firma de Convenio

Firma de Convenio del Consejo Ciudadano con la Fundación Kasparov de Ajedrez para Iberoamérica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El pasado viernes 8 de abril del 2016, los presidentes del Consejo Ciudadano, Lic. Luis Wertman Zaslav, y de la Fundación Kasparov de Ajedrez para Iberoamérica, Lic. Hiquíngari Carranza Torres, firmaron un convenio de colaboración entre las dos instituciones.

El Consejo Ciudadano, creado en el 2007, atiende y canaliza denuncias ciudadanas a través de su número telefónico 55335533, y opera a través de los 27 programas que a continuación se enlistan:

1 No más extorsiones telefónicas 15 MP virtual telefónico
2 Alerta robo de vehículo 16 Protejamos a la Condesa
3 Bloqueo de celulares 17 Protejamos a nuestros jóvenes
4 Ciudad de México Capital Ciudadana 18 Protejamos Garibaldi
5 Denuncia ciudadana 19 Protejamos nuestro aeropuerto
6 Evaluación policial 20 Reporte a bordo de taxi
7 Extinción de dominio 21 Reporte delictivo
8 Grupo de justicia ambiental 22 Reporte móvil
9 Contra la reventa de boletos 23 Sistema integral de evaluación
10 Juntos contra el bullying 24 Taxi aviso
11 Juntos contra las adicciones 25 Terminales seguras
12 Línea contra el maltrato animal 26 Viajemos seguras
13 Línea plateada – adulto mayor 27 Violencia intrafamiliar
14 Lo mejor de la vida eres tú    

El Consejo Ciudadano, en el que laboran esencialmente abogados y psicólogos, desarrolla igualmente una importante cantidad de acciones sobre el terreno, mismas que a partir de ahora incluirán la enseñanza y la práctica del ajedrez, para beneficio de sus usuarios.

Entre las acciones convenidas se encuentra la capacitación y certificación de Profesores de Ajedrez para el personal del Consejo, así como el desarrollo de acciones inmediatas ante población adulta mayor y frente a jóvenes en situación de vulnerabilidad, en distintas delegaciones de la Ciudad de México.

En la ceremonia de firma del convenio, los presidentes del Consejo y de la Fundación hicieron un llamado a la sociedad para que denuncie telefónicamente al 5533553 cualquier situación relacionada con las problemáticas identificadas en el cuadro anterior.

Por otro, en el año 2002 en la ciudad de Nueva York el entonces Campeón Mundial de Ajedrez, Garry Kasparov, sin duda uno de los más grandes y reconocidos jugadores de todos los tiempos, veinte años campeón del mundo y gran promotor del ajedrez en las escuelas, estableció la primera fundación que lleva su nombre, esto con el proposito de desarrollar fortalezas a través del ajedrez entre los niños, niñas y jóvenes más vulnerables de la Unión Americana. Después del éxito obtenido, en los años posteriores se crearon las Fundaciones Kasparov para Europa, África y Asía, y en abril de 2014 en la Ciudad de México con la presencia del propio Kasparov, se constituyo la ultima de las fundaciones Kasparov, esta vez para la región Iberoamericana.

Desde las Fundaciones Kasparov se entiende al ajedrez no solamente como una actividad deportiva y recreativa, sino sobre todo como una poderosa herramienta que permite alcanzar numerosos objetivos en distintos campos del saber y el conocimiento, y de manera muy especial en el pedagógico y escolar, lo que permite dotar a los niños de herramientas únicas, desarrollando en ellos capacidades inmejorables para sus procesos formativos, de adiestramiento e instrucción para la vida. En el campo social el ajedrez se proyecta como una actividad que ayuda en el combate a la delincuencia y la violencia, dando apoyo terapéutico a distintos males como son el TDAH o el Alzheimer, el autismo o el asperger, y otras afecciones mentales y de deterioro cognitivo, el ajedrez ayuda en la reinserción carcelaria y en el tratamiento a fármaco dependientes y personas con trastornos de conducta.

Para ello, la fundación ha desarrollado un amplio programa de trabajo que busca atender las distintas necesidades que en estas materias enfrentan municipios, ciudades y estados del país. Sus actividades consisten en llevar la práctica del ajedrez a escuelas primarias y secundarias, a centros de educación media y universitaria, así como a los parques, plazas, jardines y explanadas, a empresas e instituciones públicas, centros de reclusión, hospitales y casas hogar…

Ante la escasez de personal calificado para llevar a cabo estas acciones, sus actividades han sido precedidas por el desarrollo del Modelo de Formación para Capacitarse y Certificarse en la Enseñanza Educativa del Ajedrez, mismo que denominan “El Ajedrez como herramienta pedagógica y factor de integración social”.

Más sobre el Consejo Ciudadano: www.consejociudadanodf.org.mx

Más sobre la Fundación Kasparov: www.kasparovfundacionajedrez.org.mx

 

Ajedrez en Centros Federales de Reinserción Social (CEFERESOS)

Destacado

La Fundación Kasparov de Ajedrez para Iberoamérica inició, a petición de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) y del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Reinserción Social (OADPRS) un programa piloto destinado a los Centros Federales de Reinserción Social (CEFERESOS) del país, comenzando en el CEFERESO N° 1 El Altiplano, ubicado en el Municipio de Almoloya, estado de México. 
 
Este programa, concebido por la Fundación Kasparov de Ajedrez para Iberoamérica, busca apoyar las políticas de reinserción social y hacer más soportable la reclusión a los internos en las cárceles mexicanas a través de la enseñanza y la práctica del ajedrez. El Programa fue presentado por el Comisionado Nacional de Seguridad, licenciado Renato Sales Heredia, el pasado 1° de noviembre, y por el Presidente de la Fundación Kasparov de Ajedrez para Iberoamérica, Hiquíngari Carranza.  
 
La ”prueba piloto” inició el pasado 24 de octubre con la participación de 80 funcionarios de distintos CEFERESOS del país en el Modelo de Formación El Ajedrez como Herramienta Pedagógica (impartido por 14 docentes de Argentina, España, Uruguay y Venezuela) y que actualmente están tomando el Curso de Educación a Distancia de la Fundación Kasparov; ellos egresarán como Profesores de Ajedrez pedagógico y social, en los próximos meses. 
 
La prueba piloto incluye numerosas otras actividades, como la presentación de un Ciclo de Cine especializado en el ajedrez en condiciones de reclusión, la organización del Torneo de Ajedrez, unas exhibición de partidas múltiples y clases de ajedrez especializadas para los reclusos.  
 
Un ciclo de conferencias motivacionales frente a los internos, divididos en 16 grupos, formó parte de esta batería de propuestas diseñadas por la Fundación Kasparov. El conferencista fue nuestro gran amigo y colaborador, el reconocido periodista y divulgador español Leontxo García,  quién viajó ex profeso a México para llevar a cabo estas importantes pláticas motivacionales.

Leontxo en el CEFERESO Nª1

Leontxo García  en el CEFERESO Nº º EL ALTIPLANO en el Municipio de Almoloya, Estado de México.

 

 

Panamá. 1er Seminario de Capacitación y Certificación para profesores de Ajedrez

Ya puedes inscribirte en el 1er Seminario de Capacitación y Certificación para Profesores de Ajedrez. El ajedrez como herramienta pedagógica que tendrá lugar en Panamá el próximo octubre.

En el curso, dividido en dos fases, una presencial y otra on line, podrás obtener la formación que necesitas sobre ajedrez y pedagogía, ajedrez infantil, métodos didácticos y transversales en el aula, los usos sociales del ajedrez con colectivos vulnerables y sus posibles aplicaciones terapéuticas.

El equipo conformado de ponentes tiene el máximo reconocimiento internacional.

Ponentes 1

Ponentes2 Ponentes3 Ponentes4

Leontxo García, periodista y reconocido experto internacional especializado en ajedrez, nos brinda un interesante testimonio sobre los estudios científicos que acreditan la validez del ajedrez como gimnasia mental. 

Según explica Leontxo, “la práctica del ajedrez podría prevenir la enfermedad de Alzheimer”. De otro lado, también existen estudios que indican que “los poquísimos ajedrecistas que han sufrido Alzheimer, un porcentaje bajísimo, tardan mucho más que las demás personas en desarrollar la enfermedad, lo que cual aumenta enormemente su calidad de vida y también la de sus familiares”.

Screenshot_2

Fotograma del cortometraje “Geri’s Game” de la factoría Pixar (1997)

Otras voces, como la del reconocido investigador y neurólogo catalán Martí Massó, avalan las tesis de Leontxo y defiende como lema de vida saludable que “el ajedrez es el mejor gimnasio de la mente”.

El Alzheimer es una enfermedad que afecta, fundamentalmente, a la memoria y la concentración, que son las dos capacidades que más se desarrollan jugando al ajedrez. Esto bien podría explicar el resultado del estudio realizado en el Instituto Albert Einstein de Nueva York, con más de 400 personas de avanzada edad, en el que se concluyó que actividades como el ajedrez, el baile, realizar puzles o bailar ayuda a mejorar la reserva cognitiva de quienes lo practica y, por tanto, favorece la prevención de enfermedades seniles.

Si quieres seguir aprendiendo de la mano de los ponentes más reconocidos en el panorama internacional, no lo dudes. Inscríbete en el 1er Seminario de Capacitación y Certificación para Profesores de Ajedrez. El ajedrez como herramienta pedagógica.

Inscripción

¡Te esperamos!

Cortinilla Panamá

Jaque mate al TDAH: informe en Revista de Psiquiatría y Salud Mental (versión castellano)

“El Doctor Hilario Blasco, responsable del  Grupo de Investigación en salud mental infanto-juvenil en el Hospital Puerta de Hierro de Madrid, es experto en psicofarmacología, en conductas suicidas y trastornos de personalidad. Además, fue galardonado con el Premio al mejor investigador emergente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica en 2013 y es el impulsor del novedoso programa JAQUE MATE AL TDAH

Nos envía la publicación en castellano de su estudio Eficacia del entrenamiento en Ajedrez para el tratamiento del Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en la Revista de Psiquiatría y Salud Mental.

TDAH

La experiencia que da origen a esta publicación toma como universo un grupo de 44 niños en edades comprendidas entre 6 y 17 años, con diagnóstico primario de TDAH. Los alumnos recibieron una formación ajedrecista de 11 semanas consecutivas con sesiones de una hora de duración e impartidas por un experto en ajedrez.

En el estudio se concluye que el ajedrez podría resultar un complemento terapéutico multimodal muy interesante para los pacientes con TDAH.

“Si nuestros resultados se replican en estudios más sólidos, el juego de ajedrez podría incluirse en el tratamiento multimodal del TDAH”

Artículo en PDF 

Ajedrez y TDAH

Recientemente el Dr. Hilario Blasco, psiquiatra en el Hospital Puerta de Hierro de Madrid, ha conseguido que su estudio Eficacia del entrenamiento en ajedrez para el tratamiento del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) sea aceptado para su publicación inmediata en la prestigiosa Revista de Psiquiatría y Salud Mental.

Según el doctor, premiado en 2013 como el mejor investigador emergente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica, el ajedrez se ha demostrado eficaz en este uso terapéutico porque “estimula funciones cognitivas que están comprometidas en el TDAH”.

TDAH

Imagen facilitada por el Dr. Hilario Blasco 

Si quieren profundizar en este interesante asunto les invitamos a que puedan oír la entrevista que le realizaron al insigne doctor en El Rincón del Ajedrez, un programa de radio semanal asociado a la Fundación Kasparov.