Testimonios en primera persona

Testimonios

Para comenzar, agradecemos la carta abierta que nos manda María Guillermina Bretón Romano, un testimonio que está lleno de alegría, de sinceridad, de amor por la enseñanza del ajedrez entre los más pequeños, y que dice así:

Fundación Kasparov: 

Agradezco infinitamente la oportunidad de haber hecho posible el formar parte de esta primera generación de entusiastas y comprometidos maestros que amamos lo que hacemos.
Resultó una mágica experiencia  retadora, pero con un delicioso sabor, pues implicó esfuerzo, tenacidad, práctica, experiencia, habilidad, capacidad… pero especialmente actitud,  pues en primer lugar cambió mi vida, mi forma de ver el mundo, me  permite ahora canalizar y resolver con mayor audacia los retos y las circunstancias que la vida me presenta, logré concentrarme con mayor facilidad en todo lo que hago y lo mejor es que he podido trasladar esa habilidad a mis alumnos.
La puesta en marcha de este proyecto, producto del quinto modulo de esta certificación, fue una fabulosa experiencia, pues desde el primer momento de presentar a los niños el tablero de piso y ellos verse implicados en el juego en sí, implicó que ellos manifestaran alegría, interés,  curiosidad y, en especial, una gran actitud para aprender.
Aún no terminó mi proyecto, voy por la sexta sesión y el efecto ha sido incomparable, inexplicable, sensacional. Pues los niños, en un breve tiempo, y a pesar de ser un grupo numeroso, han tenido cambios y han avanzado considerablemente en su aprendizaje.
Los padres de familia se muestran igual de emocionados que los niños y ellos han pedido que les enseñe a jugar. Aquí se abre un canal más de crecimiento y eso me ha cautivado, pues tengo en mis manos esta gran herramienta.
Los demás grupos de la escuela y los maestros quieren que los capacite para llevar a cabo lo mismo que yo hago, esto es… magia. 
El ajedrez cambia vidas, cambias espacios, cambia mundos y también corazones.
Gracias a todos los implicados en este sueño, porque sus esfuerzos comienzan a dar fruto y quiero decirles que en un espacio de nuestro país, específicamente en Tehuacán, Puebla, se están empezando a transformar  vidas.
Gracias, mil gracias por este regalo. 
 

El consejo de…Daniel Escobar, especialista en ajedrez lectivo

Daniel Escobar es Director de la Comisión Técnica de Ajedrez Escolar de la Federación Española (FEDA) y Andaluza de Ajedrez (FADA). Entre otros  muchos méritos profesionales, Escobar es profesor en el Colegio El Altillo School de Jerez de la Frontera donde imparte clases de ajedrez como asignatura obligatoria desde hace 12 años. Su dilatada experiencia le ha servido para ser reconocido como una de las voces más autorizadas en la pedagogía del noble juego.

“El principal objetivo debe ser enseñar a pensar.”
Daniel Escobar, ponente internacional en el I Seminario de Capacitación para la formación del profesorado de la fundación Kasparov
Daniel Escobar, ponente internacional en el I Seminario de Capacitación para la formación del profesorado de ajedrez organizado por la Fundación Kasparov

Clases aburridas

El síntoma del “profesor ausente”. Escobar considera que el profesor de ajedrez debe darse cuenta de esta circunstancia. Y para evitar este problema “es muy bueno que no propongamos una única actividad durante toda la sesión”.

El consejo, por tanto, es sencillo. Se trata de trabajar, en cada sesión, varias dinámicas que sean bien distintas. Esto será un buen recurso que ayudará al monitor a mantener la atención y el entusiasmo de los alumnos.

“Debemos motivar a los chicos con recursos y actividades que sean divertidos. Las posibilidades son casi ilimitadas.”

 

Ajedrez en el aula, entre el juego y la transversalidad educativa (Esteban Jaureguízar)

Esteban Jaureguízar es vicepresidente de la Federación Uruguaya de Ajedrez, experto en ajedrez infantil y coordinador del programa “Ajedrez para la Convivencia” del Gobierno de Uruguay.

Para Jaureguízar:

“El ajedrez es un bien cultural milenario, pero al mismo tiempo es una de las disciplinas artísticas y culturales más difíciles de transmitir, lo que no sucede con la música o la pintura.”

Dizzy Gillespie, trompetista y figura clave en la historia del jazz

Dizzy Gillespie, trompetista y figura clave en la historia del jazz ante un tablero

 “No me puedo emocionar intensamente con una partida de Fischer (como sí lo hago con una pintura o una canción) si no es entendiendo primero el código ajedrecístico, y ahí necesito de alguien que me acompañe.”

Jaureguízar defiende en todas sus ponencias e intervenciones que el ajedrez, entendido como bien cultural, ya tiene un valor educativo extraordinario.

El concepto de aula debemos ampliarlo, no circunscribirlo solo a la escuela. Aula debe ser también la sala del torneo o el salón de la casa.

Esteban Jaureguízar nos anima a que hagamos un recorrido por las bases teóricas del concepto de juego, por sus orígenes y sus revisiones críticas a lo largo de la historia.

Ludus scacchórum

Ludus scacchórum

Ludus y juego”.

Ambos son conceptos distintos. El término latino ludus, en su sentido etimológico (y es así como lo entendían los romanos) hace alusión al estado anímico que necesitamos alcanzar para que pueda darse el gozo, el disfrute; es ese estado natural donde los márgenes de la realidad se flexibilizan y donde se nos permite reinventar la realidad que nos rodea. El juego es una de las muchas posibilidades del ludus.

Para Jaureguízar, la dimensión lúdica del ajedrez se convierte en la propia esencia del ajedrez. Esteban habla del “espíritu lúdico como el componente esencial para cualquier pedagogía basada en el juego”.  Y desde este sentido del juego es desde donde el autor nos propone que tomemos el ajedrez como un instrumento pedagógico que, sobre todo, divierta a los niños.

Esteban foto

A juicio del autor es indispensable beber de las fuentes bibliográficas existentes en este reciente campo teórico del juego; y es por ello que apela a la lectura de los grandes nombres, como son Johan Huizinga y su célebre ensayo Homo Ludens (1938), en el que se defiende que “el juego precede a la cultura”;  o Graciela Scheines, quien incluso critica la visión del juego como herramienta didáctica. Para Scheines no es cuestión de reemplazar “la letra con sangre entra” por “la letra con juego entra”. Jugar no es más que crear un vacío en la realidad que desarticula el orden del mundo.

Homo ludens, obra de cabecera

Homo ludens, obra de cabecera

Para Jaureguízar, tomando como fuentes teóricas de su discurso los autores antes señalados, “el juego en la escuela tiene sentido si no lo desnaturalizamos.”

Por eso es importante que el monitor de ajedrez, como docente, participe del juego y mantenga el espíritu lúdico del juego en todo momento. Debe promover “recortes colectivos de realidad”, así como recuperar la experiencia colectiva y transformarla en teoría acumulable.

Concepto de transversalidadeSTEBAN TRANSV

Jaureguízar postula al mismo tiempo una revisión histórica sobre el problema que constituye en sí mismo la definición de transversalidad. En el campo de la educación, la discusión sobre el concepto de transversalidad se inicia en los años 60 y 70 del siglo pasado, pero es en los años 90 cuando ya toma cuerpo en la mayoría de los programas educativos.

Jaureguízar afirma sin complejos que el ajedrez no se puede integrar como herramienta transversal si se desnaturaliza. Y si estamos de acuerdo en que esta naturaleza ajedrecística parte de lo lúdico, “debemos usar el ajedrez como eje transversal y lúdico, no solo transversal“.

logotipo

 

Ajedrez básico para docentes (I) Lasker y el desarrollo

Se podría decir que en el ajedrez el desarrollo nos es más que poner las piezas en juego. Cuando un jugador consigue tener sus piezas en juego antes que su adversario sucede que las ideas, combinaciones, motivos tácticos y planes surgen de forma natural. En el aula, un monitor de ajedrez puede recurrir a una explicación bien sencilla.

– “¡Chicos, chicas! Imaginaos que ahora dividimos este grupo en dos bandos y que en cuanto suene la campana debéis salir al patio de juego y disputar un partido de futbol, once contra once. De repente suena la campana y este grupo de aquí sale en equipo al patio, todos y cada uno de los once jugadores toman posiciones y ocupan las mejores zonas del terreno. En cambio, este otro grupo de aquí, por distracción, o por miedo, se queda en el aula y solo seis jugadores se atreven a pisar el patio. El partido de futbol empieza. Once contra seis. ¿Quién ganará?”
 A esto es a lo que llamamos ventaja de desarrollo. En el tablero, el centro es el patio de juego, y aquel jugador que no desarrolle sus piezas tendrá menos jugadores en el terreno donde realmente se disputa el partido. Sucede que la partida se nos complica si dejamos nuestras piezas en el aula, es decir, en su posición inicial.

El excampeón del mundo Emanuel Lasker (1868-1941) nos dejó escrito unos principios básicos sobre el concepto de desarrollo. Veamos la claridad de ideas del genio alemán.

1) Comenzar la partida con el peón de rey o el de dama

Es conveniente empezar el juego moviendo los peones centrales ya que son los que dejan paso libre a mayor número de piezas. Así por ejemplo, si movemos el peón de dama, damos salida a la dama, un alfil y habilitamos una casilla para un caballo. Obviamente también podremos poner en juego el rey, pero mover el rey durante el comienzo de la partida de ajedrez resulta muy peligroso, salvo que sea para realizar el enroque. Por otro lado, es fácil comprobar que mover inicialmente el peón de rey tiene los mismos efectos que si usamos el peón de dama.

Fundación mate opera

Posición de la famosa partida conocida como “El mate de la ópera”. Paul Morphy – Duque de Brunswick y el Conde de Isouard (1858)

Nota 1: Pueden ver un pequeño video tutorial del mate de la opera, un excelente ejemplo de buen desarrollo protagonizado por el extraordinario Paul Morphy.

Nota 2: También se considera aceptable iniciar el juego con el peón de alfil de dama o con el caballo de rey, pero finalmente siempre se acabarán avanzando los peones centrales.

2) Hacer jugadas de desarrollo que amenacen algo

Por ejemplo, después de jugar 1. e4, e5, el desarrollo del caballo con 2. Cf3 resulta ser una buena jugada. No sólo ponemos en juego una pieza sino que, también, amenazamos un peón enemigo que además se encuentra en el centro. Por razones similares, se puede decir que la respuesta del negro 2… Cc6  es también buena, ya que desarrolla una pieza y a la vez protege el peón central que está siendo atacado.

Fundación desarrollo 2

3) Desarrollar los caballos antes que los alfiles

La razón es bien sencilla, el caballo, desde su posición inicial, sólo domina casillas que ya están controladas por otras piezas o peones. Por lo tanto, para que el caballo sea eficaz y tenga alguna actividad es necesario desarrollarlo. Sin embargo los alfiles, tras jugar 1. e4 o 1. d4 ya dominan una buena diagonal en la que algunas casillas sólo están controladas por dicho alfil, es decir, el alfil tiene alguna actividad sin necesidad de haber sido desarrollado.

Fundación desarrollo 3

4) Elegir la casilla más conveniente para una pieza y moverla allí de un solo movimiento

En resumen, no es conveniente jugar dos o más veces la misma pieza de ajedrez durante la apertura.

5) Hacer sólo uno o dos movimientos de peón en la apertura

Así resaltamos la importancia que tiene el desarrollo todas las piezas, ya que otros movimientos de peón no facilitan el desarrollo de ninguna pieza adicional.

6) No movilizar la dama prematuramente

Ya sabemos que la dama es la pieza de ajedrez con mayor valor. Si la dejamos en la casilla inicial evitaremos que pueda ser atacada por piezas de valor inferior, viéndose obligada a retroceder y facilitando el desarrollo de nuevas piezas del adversario.

Fundación desarrollo 4

7) Enrocar tan pronto como sea posible

El enroque resguarda al rey y, además, se moviliza rápidamente una de las torres.

8) Intentar mantener al menos un peón en el centro

Un peón en el centro domina casillas de vital importancia y evita que las piezas del enemigo se ubiquen sobre ellas. 

9) Realizar jugadas para dominar el centro

Ya he mencionado anteriormente porque son tan importantes las casillas centrales.

Por último mencionaré que todos estos principios tienen sus excepciones, pero que básicamente son conceptos muy válidos a la hora de ejecutar los primeros movimientos de una partida de ajedrez.

presentación

Ya veis que son todos principios muy elementales, pero hasta al jugador más experimentado se le olvida. Esta guía de Lasker nos puede servir de recurso didáctico en nuestras clases de ajedrez en el aula.

Si queréis profundizar en la apasionante figura de Emanuel Lasker podéis hacerlo a través del podcast de radio Lasker, el campeón amigo de Einstein.

El propio Albert Einstein se refería a su amigo en los siguiente términos:

“Emanuel Lasker es sin duda una de las personas más interesantes que he conocido en los últimos años… Llegué a conocerlo bien gracias a muchos paseos donde intercambiábamos opiniones sobre los temas más variados, un intercambio bastante unilateral en el que recibí más de lo que di”

 Y si Einstein de despachaba con tanto elogio, algo especial tendría el bueno de Lasker

 

 

Ajedrez y TDAH

Recientemente el Dr. Hilario Blasco, psiquiatra en el Hospital Puerta de Hierro de Madrid, ha conseguido que su estudio Eficacia del entrenamiento en ajedrez para el tratamiento del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) sea aceptado para su publicación inmediata en la prestigiosa Revista de Psiquiatría y Salud Mental.

Según el doctor, premiado en 2013 como el mejor investigador emergente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica, el ajedrez se ha demostrado eficaz en este uso terapéutico porque “estimula funciones cognitivas que están comprometidas en el TDAH”.

TDAH

Imagen facilitada por el Dr. Hilario Blasco 

Si quieren profundizar en este interesante asunto les invitamos a que puedan oír la entrevista que le realizaron al insigne doctor en El Rincón del Ajedrez, un programa de radio semanal asociado a la Fundación Kasparov.