Chess.com donará 1500 becas a la Fundación Kasparov

 

Después del éxito obtenido en la gira de capacitación por Latinoamérica, la Fundación Kasparov llega a España dispuesta a recorrer 13 ciudades en las cuales se prevé formar entre 1500 y 2000 profesionales de la educación.

A propósito de esto nos gustaría anunciar una ¡gran noticia!

Chess.com, se han sumado a este esfuerzo de capacitar y fomentar el ajedrez educativo, esfuerzo que comparten desde sus inicios tanto en Chess.com como en su portal especializado para niños (Chesskid.com) y es por este compromiso con el resultado del ajedrez educativo en las aulas, que van a realizar una donación de 1.500 cuentas Premium para todos los participantes de los seminarios de la Fundación en España. El objetivo de esta suma de esfuerzos, es que todos los participantes tengan todas las herramientas necesarias a su disposición y descubran las grandes posibilidades que tiene el ajedrez como herramienta educativa si se añade pasión y una buena base tecnológica para la formación.

¿En qué consisten las becas de Chess.com exactamente?

  1. Una cuenta Diamante (Premium) de 2 meses en Chess.com (valorada en 28€).
  2. Una cuenta Premium en Chesskid.com de 3 meses.

Para disfrutar de ella, tan solo tienes que inscribirte aquí y una vez inscrito, disfrutar de la beca aquí.

Cada uno de los participantes recibirá la beca mencionada y un soporte dedicado ante cualquier duda sobre la plataforma y sobre cómo sacar el mayor partido a las herramientas educativas que proporcionamos.

¡Ahora es tu turno! Si vives en España, no puedes perderte esta gran oportunidad.

¿Sabías qué la práctica del ajedrez Incrementa las capacidades cognitivas?

¿Sabías qué la práctica del ajedrez Incrementa las capacidades cognitivas?

 No se puede exagerar la importancia de pensar eficazmente. Pero pareciera que en la actualidad hay más razones por las que las habilidades del pensamiento son más decisivas que nunca. Hoy los cambios se suceden con muchísima rapidez y es necesario adaptarse a ellos, lo que nos exige una mayor capacidad de acomodarnos a nuevas circunstancias sin olvidar los conocimientos ya adquiridos.

La enseñanza del ajedrez por sí misma modifica positivamente el desempeño de los escolares, pues es un juego de suma cero, esto es, donde los participantes conocen las reglas, se comprometen a su cumplimiento y no hay “cartas escondidas”, los contrincantes conocen el estatus de una partida en todas las fases de su desarrollo. Por eso, el ajedrez ayuda al menor a distinguir rápida y eficientemente lo que Piaget llamaba los ”dos tipos básicos de moralidad”: la heterónoma, determinada por la autoridad de los padres como algo externo, y la autónoma, en la que la regla aparece al niño no ya como exterior e impuesta por los adultos, sino como el resultado de una libre decisión, y como digna de respeto en la medida en que es mutuamente aceptada.

Aprender, respetar y hacer respetar las reglas es ya un gran avance en la educación integral de los escolares. Así, el juego-ciencia logra un equilibrio en el aprendizaje y en la evolución propia de avanzar en el juego mismo, le permitirá al niño una mayor capacidad de abstracción, planificación e integración de ideas (relación entre piezas, estrategias) flexibilidad cognitiva y capacidad de deducción (lo que el contrario puede llegar a mover, y anticiparse a la acción).

En determinado momento las reglas pueden variar, y en el caso del ajedrez se estila jugar partidas de ping pong, come-todo y otras variantes pero el menor aprenderá que esa modificación de las reglas será por consentimiento mutuo.

El ajedrez resulta un instrumento incomparable para trabajar en lo que los maestros llaman “aprender a aprender”, desarrollando aptitudes y talento para el autoaprendizaje a partir del desarrollo de las siguientes habilidades:

-Control de la atención y la concentración (autodisciplina).

-Aplicación de un razonamiento lógico en combinación con la intuición y la imaginación.

-Discriminar la información seleccionando lo esencial y necesario para la solución de un problema.

-Organización y conocimiento del pensamiento propio para la solución de problemas (metacognición).

-Toma de decisiones en situaciones complejas y variables.

En síntesis, el ajedrez promueve excelentemente el logro de la independencia cognoscitiva, que se manifiesta en una adecuada representación del problema y en un proceso mental activo en la búsqueda de las soluciones y en su comprobación.

El ajedrez perfecciona las capacidades para resolver problemas, e influye en el desarrollo socioafectivo de quienes lo practican; desarrolla las habilidades lectoras, de lenguaje, matemáticas y memorísticas, y propicia un pensamiento creativo y original.

El ajedrez nos enseña a tomar decisiones más precisas y rápidas aun bajo presión. Es útil a mujeres y hombres de todas las edades y sin importar cualquier discapacidad niveles socioeconómicos, ya que es una actividad que cuesta muy poco desarrollar.

Por otro lado, hay informes científicos contundentes que muestran la beneficiosa relación entre el ajedrez y la prevención del deterioro cognitivo.

Con el paso de los años existe una tendencia a restringir nuestras actividades y a realizar generalmente los mismos caminos, a movernos en circuitos ya conocidos. En general, con la edad los desafíos son menores y se tratan de evitar los cambios y las personas se habitúan a diversas rutinas. Pero ello, pese a ser cómodo evita que nuestro cerebro se estimule cada vez menos y empieza a reducir su actividad.

La estimulación intelectual que supone la práctica del a ajedrez es un muy buen antídoto para estas situaciones. El ajedrez es un gran estimulador cerebral que colabora con la creación de nuevas conexiones neuronales,
Hay un estudio muy conocido realizado por la neuropsicóloga Isabel de la Fuente que consistía en que 120 personas, cuya edad oscilaba entre 55 y 87 años, aunque el 75% de ellas tenía entre 65 y 79 años se dividieran en dos grupos de 60 personas, casi todas principiantes en ajedrez, uno recibió clases de ajedrez de hora y media semanal durante un año, el otro asistió a otros cursos pero no de ajedrez, ambos pasaron pruebas psicotécnicas antes, durante y después de los cursos. Una de las conclusiones provisionales fue que en el grupo de nuevos ajedrecistas 65% vio aumentado su rendimiento cognitivo, en el otro no hubo mejoría.

Como el anterior, hay muchos más estudios que sostienen al ajedrez como un importante factor de prevención del deterioro cognitivo, pues obliga al análisis y el estudio racional de los problemas. Con ello se mejora la capacidad de memoria a corto plazo, la toma de decisiones y el discernimiento lógico ya que, como vimos, es necesaria la capacidad de concentración, planificación y síntesis.

PARA CONOCER MÁS Y CONVERTIRTE EN UN ACTIVO PROMOTOR Y PROFESOR DEL AJEDREZ BAJO ESTE ENFOQUE, TE INVITAMOS A PARTICIPAR EN NUESTRO MODELO DE CAPACITACIÓN “EL AJEDREZ COMO HERRAMIENTA PEDAGÓGICA Y DE INCLUSIÓN SOCIAL”.

 

AJEDREZ Y MATEMÁTICAS

¿Sabías que la práctica del ajedrez mejora el rendimiento en matemáticas? 

En el origen mismo del juego-ciencia está la relación con las matemáticas. Cuando el rey quiso recompensar al inventor del juego, éste le hizo una petición simple: un grano de trigo por la primera casilla, dos por la segunda, cuatro por la tercera, ocho por la cuarta y así sucesivamente. El resultado fue asombroso: 18 446 073 709 551 616 granos de trigo. Ni aún hoy alcanzaría la cosecha mundial para satisfacer la petición de aquel sabio y se necesitaría un cubo de 60 x 60 metros de la Tierra a la Luna para almacenar dicha cantidad de granos.

El marco teórico en las matemáticas, es decir, los axiomas, teoremas, las demostraciones, los modelos son el homólogo de los principios fundamentales en ajedrez, la teoría de apertura, teoría de finales y las reglas del juego, por nombrar algunos aspectos.

Grandes matemáticos como Georg Pólya, Lindelöf, Carl Gauss, L. Euler, Landau y Donald E. Knuth, entre otros, se han interesado por problemas matemáticos en el ajedrez.

Ahora bien, en la aplicación práctica del ajedrez y su relación con las matemáticas varios estudios científicos en diversos países concluyen que los alumnos que tienen clases de ajedrez mejoran sus resultados en matemáticas y en comprensión lectora, justamente los dos campos en que nuestros países suelen obtener peores resultados en el informe Pisa. También desarrollan más su inteligencia en múltiples formas, incluida la emocional.

El estudio más convincente sobre ajedrez y matemáticas se desarrolló entre 2004 y 2007 en Trier (Alemania), donde todos los alumnos de una clase de primaria sustituyeron una hora semanal de matemáticas por ajedrez (no sólo para jugar, sino aplicado a la enseñanza de matemáticas), mientras los del grupo control seguían recibiendo tres horas de matemáticas semanales y nada de ajedrez. Durante cuatro cursos consecutivos el primer grupo obtuvo mejores resultados en matemáticas. Resultados muy similares se han dado recientemente en Aarhus (Dinamarca) y en la experiencia piloto que se desarrolla en más de 200 colegios de Cataluña por cuarto año.


La enseñanza del ajedrez en los colegios es de gran utilidad para para desarrollar actividad docente y la enseñanza de las matemáticas, pues permite: a) un lugar para aprender disfrutando; b) un material concreto al que se le pueden dar diversos significados; c) un juego que permite la elaboración de problemas abiertos; y d) da poder a los alumnos para crear problemas inesperados y corregirlos.

Por el sólo hecho de jugar ajedrez el alumno realiza actividad matemática pues el tablero tiene un orden cartesiano; también se introduce en la geometría por el movimiento de las diferentes piezas, y en la actividad aritmética en las decisiones de captura de piezas.

En los colegios que incluyen el ajedrez los alumnos aprenden nociones de geometría al relacionar, por ejemplo, el valor de las piezas con lados de polígonos, realizar mosaicos, o itinerarios por el tablero con los movimientos de las piezas.

Los recursos del juego de ajedrez pueden ser muy amplias, y con su enseñanza se han obtenido algunos otros logros:

-Familiarizar a los alumnos con imágenes geométricas

-La identificación de las propiedades que sustentan lo igual en lo que parece diferente

-Evitar la confusión entre los números que representan cantidades de cosas y números que representan relaciones entre esas cosas.

-Qué números se pueden sumar o restar y cuáles se pueden multiplicar o dividir.

El tablero de ajedrez es de gran ayuda en la enseñanza de las matemáticas, pues se puede dividir en partes, como si fuera un pastel o una pizza; tiene casillas que se pueden agrupar de distintas formas, y es un espacio geométrico regular donde las fracciones forman cuadrados y rectángulos.

El tablero puede utilizarse para enseñar números y operaciones, y en un nivel más elemental para la percepción espacial (dentro y fuera del tablero, delante-detrás, derecha-izquierda), conocer el color de las casillas, y las disposición de las filas, las columnas y las diagonales.

PARA CONOCER MÁS AL RESPECTO, Y ESPECIALIZARTE EN LA ENSEÑANZA DEL AJEDREZ BAJO ESTE ENFOQUE..