¿Sabías qué la práctica del ajedrez Incrementa las capacidades cognitivas?

¿Sabías qué la práctica del ajedrez Incrementa las capacidades cognitivas?

 No se puede exagerar la importancia de pensar eficazmente. Pero pareciera que en la actualidad hay más razones por las que las habilidades del pensamiento son más decisivas que nunca. Hoy los cambios se suceden con muchísima rapidez y es necesario adaptarse a ellos, lo que nos exige una mayor capacidad de acomodarnos a nuevas circunstancias sin olvidar los conocimientos ya adquiridos.

La enseñanza del ajedrez por sí misma modifica positivamente el desempeño de los escolares, pues es un juego de suma cero, esto es, donde los participantes conocen las reglas, se comprometen a su cumplimiento y no hay “cartas escondidas”, los contrincantes conocen el estatus de una partida en todas las fases de su desarrollo. Por eso, el ajedrez ayuda al menor a distinguir rápida y eficientemente lo que Piaget llamaba los ”dos tipos básicos de moralidad”: la heterónoma, determinada por la autoridad de los padres como algo externo, y la autónoma, en la que la regla aparece al niño no ya como exterior e impuesta por los adultos, sino como el resultado de una libre decisión, y como digna de respeto en la medida en que es mutuamente aceptada.

Aprender, respetar y hacer respetar las reglas es ya un gran avance en la educación integral de los escolares. Así, el juego-ciencia logra un equilibrio en el aprendizaje y en la evolución propia de avanzar en el juego mismo, le permitirá al niño una mayor capacidad de abstracción, planificación e integración de ideas (relación entre piezas, estrategias) flexibilidad cognitiva y capacidad de deducción (lo que el contrario puede llegar a mover, y anticiparse a la acción).

En determinado momento las reglas pueden variar, y en el caso del ajedrez se estila jugar partidas de ping pong, come-todo y otras variantes pero el menor aprenderá que esa modificación de las reglas será por consentimiento mutuo.

El ajedrez resulta un instrumento incomparable para trabajar en lo que los maestros llaman “aprender a aprender”, desarrollando aptitudes y talento para el autoaprendizaje a partir del desarrollo de las siguientes habilidades:

-Control de la atención y la concentración (autodisciplina).

-Aplicación de un razonamiento lógico en combinación con la intuición y la imaginación.

-Discriminar la información seleccionando lo esencial y necesario para la solución de un problema.

-Organización y conocimiento del pensamiento propio para la solución de problemas (metacognición).

-Toma de decisiones en situaciones complejas y variables.

En síntesis, el ajedrez promueve excelentemente el logro de la independencia cognoscitiva, que se manifiesta en una adecuada representación del problema y en un proceso mental activo en la búsqueda de las soluciones y en su comprobación.

El ajedrez perfecciona las capacidades para resolver problemas, e influye en el desarrollo socioafectivo de quienes lo practican; desarrolla las habilidades lectoras, de lenguaje, matemáticas y memorísticas, y propicia un pensamiento creativo y original.

El ajedrez nos enseña a tomar decisiones más precisas y rápidas aun bajo presión. Es útil a mujeres y hombres de todas las edades y sin importar cualquier discapacidad niveles socioeconómicos, ya que es una actividad que cuesta muy poco desarrollar.

Por otro lado, hay informes científicos contundentes que muestran la beneficiosa relación entre el ajedrez y la prevención del deterioro cognitivo.

Con el paso de los años existe una tendencia a restringir nuestras actividades y a realizar generalmente los mismos caminos, a movernos en circuitos ya conocidos. En general, con la edad los desafíos son menores y se tratan de evitar los cambios y las personas se habitúan a diversas rutinas. Pero ello, pese a ser cómodo evita que nuestro cerebro se estimule cada vez menos y empieza a reducir su actividad.

La estimulación intelectual que supone la práctica del a ajedrez es un muy buen antídoto para estas situaciones. El ajedrez es un gran estimulador cerebral que colabora con la creación de nuevas conexiones neuronales,
Hay un estudio muy conocido realizado por la neuropsicóloga Isabel de la Fuente que consistía en que 120 personas, cuya edad oscilaba entre 55 y 87 años, aunque el 75% de ellas tenía entre 65 y 79 años se dividieran en dos grupos de 60 personas, casi todas principiantes en ajedrez, uno recibió clases de ajedrez de hora y media semanal durante un año, el otro asistió a otros cursos pero no de ajedrez, ambos pasaron pruebas psicotécnicas antes, durante y después de los cursos. Una de las conclusiones provisionales fue que en el grupo de nuevos ajedrecistas 65% vio aumentado su rendimiento cognitivo, en el otro no hubo mejoría.

Como el anterior, hay muchos más estudios que sostienen al ajedrez como un importante factor de prevención del deterioro cognitivo, pues obliga al análisis y el estudio racional de los problemas. Con ello se mejora la capacidad de memoria a corto plazo, la toma de decisiones y el discernimiento lógico ya que, como vimos, es necesaria la capacidad de concentración, planificación y síntesis.

PARA CONOCER MÁS Y CONVERTIRTE EN UN ACTIVO PROMOTOR Y PROFESOR DEL AJEDREZ BAJO ESTE ENFOQUE, TE INVITAMOS A PARTICIPAR EN NUESTRO MODELO DE CAPACITACIÓN “EL AJEDREZ COMO HERRAMIENTA PEDAGÓGICA Y DE INCLUSIÓN SOCIAL”.

 

Las ponencias de J. L. Jaureguiberry y C. Monroy

Disfrutar de las matemáticas
jugando con el ajedrez

Juan Luis Jaureguiberry

En la provincia argentina de Santa Fe, gracias a la ley de ajedrez escolar, 180 mil alumnos de 150 escuelas llevan la materia de ajedrez integrada con las matemáticas en el 4º y 5º grados. Además en 50 escuelas se enseña a niños con discontinuidad en sus trayectos escolares.
Los criterios que rigen la enseñanza escolar del ajedrez son los siguientes:
-Está orientada a aportar a la mejora integral de la educación y no a formar jugadores de ajedrez
-Siempre se trabaja simultáneamente en escuelas de contextos sociales diferentes y se verifica que todos pueden aprender
-Está garantizado el acceso a materiales de bajo costo y calidad que brindan unidad programática y optimizan la actividad docente
-Se realizan encuentros interescolares masivos de integración y visibilización social
– Y se forma una generación de docentes entre ex alumnos que se incorporan progresivamente a la enseñanza.
La experiencia en Santa Fe muestra que la enseñanza del ajedrez es de gran utilidad para la enseñanza del ajedrez, pues permite: a) un lugar para aprender disfrutando; b) un material concreto resignificable; c) un modelo de problemas abiertos; d) un modelo de contenidos con abstracción creciente y unidad de sentido, y e) da poder a los alumnos para crear problemas inesperados y corregirlos y para desarrollar actividad docente
Al jugar ajedrez el alumno realiza actividad matemática pues el tablero tiene un orden cartesiano; el movimiento geométrico de las piezas, y aritmética en las decisiones de captura de piezas.
Pero el aprendizaje del ajedrez en relación con la matemática ha permitido detectar errores sistémicos en la enseñanza de esta última.
Por ejemplo con el concepto de simetría, las paralelas, perpendiculares, cuadrados, rombos, etcétera.

Con el ajedrez se han podido detectar conceptos no aprendidos, por ejemplo que las rectas son perpendiculares cuando dividen el plano en cuatro partes iguales, y que los ángulos rectos son la cuarta parte del plano y no sólo “algo” que mide 90º.
Con los ejemplos anteriores constatamos que los conceptos no asimilados por los escolares están que 1) las figuras que tienen sus ángulos iguales son rectángulos; 2) las figuras que tienen sus lados iguales son rombos, y 3) los cuadrados son rectángulos y rombos a la vez.
Asimismo, se han detectado y corregido errores sistémicos, pues los alumnos
-No visualizan los ángulos cóncavos.
-Asocian el tamaño de los ángulos al tamaño de sus representaciones.
-No piensan en el ángulo como una porción abierta del plano, sino que lo reducen a su amplitud.
Con la enseñanza del ajedrez se han obtenido los siguientes logros:
-Familiarizar a los alumnos con imágenes geométricas en posiciones no convencionales
-La identificación de las propiedades que sustentan lo igual en lo que parece diferente
-Fundamentar las relaciones de inclusión en las clasificaciones
-Evitar la confusión entre los números que representan cantidades de cosas y números que representan relaciones entre esas cosas.
-Qué números se pueden sumar o restar y cuáles se pueden multiplicar o dividir.
-Aprender el uso de paréntesis.
-Expresión de resultados sin unidades.
El tablero de ajedrez es de gran ayuda en la enseñanza de las matemáticas, pues se puede dividir en partes, como si fuera un pastel o una pizza; tiene casillas que puedo agrupar de distintas formas, y es un espacio geométrico regular donde las fracciones forman cuadrados y rectángulos.

 

 

Las cuatro dimensiones del ajedrez

César Monroy

Esta ponencia está sustentada en cuatro ejes: 1) el ajedrez como herramienta didáctica; 2) la didáctica del ajedrez; 3) el ajedrez formativo en valores, y 4) el ajedrez y sus aplicaciones sociales.
El ajedrez se ha utilizado en el colegio Emilio Valenzuela, de Bogotá, desde hace algún tiempo. En el colegio se ha entendido que el desarrollo de los alumnos incluye diferentes componente: intelectual, biológico, físico, emocional y espiritual. En el colegio se han tenido muy buenos resultados en el área de matemáticas al incorporar el ajedrez en la enseñanza. Y la base del éxito ha sido la relación que se establece entre el aprendizaje del ajedrez y el currículo escolar; relacionar el conocimiento ajedrecístico con los contenidos de las materias escolares.
También ha sido muy importante la colaboración de todos los docentes para relacionar las diferentes materias con los contenidos del curso de ajedrez. Las diferentes disciplinas enriquecen y aportan a la formación de otra, lográndose una enseñanza más integral y no inconexa entre diferentes materias y contenidos.
En la siguiente tabla se aprecia la relación de las asignaturas de lengua y matemáticas, en los diferentes grados, y la enseñanza del ajedrez.
La rica historia del ajedrez también puede utilizarse como auxiliar en la enseñanza.
La leyenda de la invención del juego es de gran utilidad no sólo en matemáticas, por obvias razones, sino también en la materia de lenguaje pues, por ejemplo, se puede realizar una valoración de comprensión de lectura acerca del mito de los granos de trigo.
En el colegio Emilio Valenzuela se insiste mucho en el aspecto formativo de ajedrez, pues enseña el respeto por el otro, es una herramienta de inclusión pues el ajedrez es para todos. El juego es de gran ayuda para la formación del carácter de los niños ya que enseña a lidiar con las victorias y las derrotas y a aprender de nuestros errores.

Resúmenes de las ponencias del Curso Presencial

Estimados amigos:

A partir de esta fecha publicaremos breves resúmenes de las ponencias del curso presencial llevado a cabo del 25 al 28 de octubre en la ciudad de México, y que seguramente serán de utilidad como una ayuda de memoria.

 

Ajedrez en el preescolar: algo tan

serio que debe ser divertido

Adriana Salazar Varón

En esta conferencia se hizo énfasis en los siguientes aspectos: 1) mostrar los beneficios del ajedrez, 2) comprender cómo desarrollar el pensamiento de los niños a través del juego, 3) conocer las bases pedagógicas de Ajedrez en el Aula, el programa propuesto por la maestra Salazar, y 4) conocer distintos recursos pedagógicos.

Una primera razón para incluir el ajedrez en el currículo es porque constituye un recurso pedagógico óptimo para desarrollar el pensamiento de los niños, y una más porque a través del juego-ciencia. Pero también porque a través del ajedrez se pueden desarrollar valores y habilidades sociales, como el respeto, la autoestima, la responsabilidad y la cortesía, tolerancia, humildad; el acatamiento de normas; la paciencia y la autonomía y asumir adecuadamente el triunfo y la derrota, fortalece la amistad y afianza la relación entre padres e hijos.

El ajedrez también es de ayuda para enriquecer los procesos del pensamiento abstracto, hipotético, crítico, creativo y lógico, asi como para fortalecer habilidades mentales como:

Atención                                                       Planificación

Concentración                                             Codificación

Imaginación                                                 Rigor mental

Memoria                                                       Análisis

Cálculo                                                          Solución de problemas

Observación                                                 Percepción

Comparación                                               Visualización

 

Otras características muy importantes del programa Ajedrez en el Aula es que se aplica desde los tres años de edad, no se requiere que el docente sea ajedrecista profesional, y está basado en el modelo de Comprensión-Proyecto Cero, de la Universidad de Harvard.

Uno de los bases pedagógicas centrales del programa es, como ha señalado David Perkins, que el “objetivo de la comprensión debe ser resolver problemas, crear productos e interactuar con el mundo que nos rodea”.

Los elementos básicos de Ajedrez en el Aula son los hilos conductores, esto es, atender constantemente cuáles son las grandes preguntas sobre este tema.

Se debe tener claro qué es lo que quiere que entiendan los alumnos, y qué hacer para que logren hacerlo. Y, por último, un elemento muy importante: la evaluación continua, esto es, ¿cómo saber si los alumnos comprendieron el tema?

Los resultados de toda esta actividad ser verá expresada en lo que se conoce como “inteligencias múltiples”, con las que se verán beneficiados nuestros alumnos.

Como sabemos, el pedagogo Howard Gardner nos enseñó que el concepto tradicional de inteligencia es demasiado limitado y que el ser humano posee múltiples inteligencias, todas ellas muy importantes, que la educación debería considerar de forma equitativa para que todos los niños puedan mejorar sus capacidades individuales.

En la ponencia también se dieron a conocer una diversidad de materiales pedagógicos que se utilizan en el aula pero se destacó como un método muy importante para la evaluación del aprendizaje formular dos preguntas: “Antes pensaba…”, y “Ahora pienso”, para comprobar la asimilación de la enseñanza por parte de los niños.

Por último se detalló que la enseñanza del ajedrez en preescolares se divide en dos niveles.

En el nivel 1 se abordan el tablero y las piezas, y el movimiento del peón, la torre y el alfil. En el nivel 2 se enseñan el movimiento de la dama, el rey, el caballo y el jaque y el jaque mate.

 

 

 

Inteligencia emocional, la mejor apertura

Lorena García

La presentación está basada en la investigación para analizar empíricamente si la práctica del ajedrez proporciona beneficios en la competencia cognitiva, en la capacidad de afrontamiento y de resolución de problemas, en el ajuste personal y en la adaptación escolar y social de niños, niñas y adolescentes.

La investigación fue realizada por R. Aciego, L. García, y M. Betancort, y en 2012 apareció publicada con el título “The Benefits for the intellectual and social-emotional enrichment in scholchildren”, en el The Spanish Journal of Psychology.

Se trabajó con un grupo de 230 escolares a los que se dividió en tres grupos, uno con el que se desarrolló una currícula integral, que incluía el ajedrez, pero también las materias obligatorias y las recreativas; otro grupo “centrado en el tablero”, al que sólo se enseñó ajedrez y los materias básicas, y uno más, de control, que no recibió clases de ajedrez sino de baloncesto.

En los tres grupos se evaluaron al inicio y al final del experimento las competencias cognitivas, socioafectivas y en ajedrez.

Se evaluaron temas como semejanzas (relación entre conceptos), aritmética (concentración y resolución de operaciones numéricas), dígitos (memoria, atención), figuras incompletas (distinción entre elementos esenciales y no esenciales), cubos (analizar, sintetizar y reproducir dibujos geométricos abstractos), rompecabezas (síntesis visula, coordinación vasomotora), claves (aprendizaje asociativo) y laberinto (rapidez, previsión, planeación).

Al fin de la investigación el grupo que llevaba una formación integral, con el ajedrez como materia obligatoria, obtuvo los mejores resultados en todos los rubros.

En cuanto a las competencias socioafectivas y afrontamiento el grupo que llevaba ajedrez obtuvo mejores evaluaciones por el personal docente en ítems como confianza y seguridad y satisfacción consigo mismo. También obtuvieron mejores resultados en identificar un problema, pensar y evaluar alternativas, llevar a caba su ejecución y revisar los resultados.

Las conclusiones del estudio llevado a cabo indican que es indudable la gran ayuda que brinda la enseñanza del ajedrez en los escolares en edades tempranas.

El aprendizaje del juego-ciencia desarrolla algunas de las “inteligencias múltiples”, de las que habla el doctor Howard Gardner: lingüística, lógica, visual-espacial e intrapersonal.

Esta investigación demostró también que el ajedrez es de mucha ayuda en el desarrollo de lo que el doctor Daniel Goleman llamó la inteligencia emocional: la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar estados emocionales en uno mismo y en los demás.

Para lograr ello el ajedrez es de utilidad pues el juego enseña a tener conciencia de las propias emociones, a manejarlas mediante la autorregulación, y a desarrollar la automotivación. El aprendizaje del juego también ayuda al desarrollo de la empatía y del manejo de las relaciones.

En suma, el aprendizaje del juego en edades tempranas ayuda a desarrollar las habilidades sociales básicas: apego, empatía, asertividad, cooperción, autocontrol, comunicación y resolución de conflictos. Estas habilidades se adquieren mediante el aprendizaje y obedecen al reforzamiento positivo o negativo, e incluyen conductas verbales y no verbales. Son capacidades formadas por un repertorio de creencias, sentimientos, ideas y valores, que se relacionan estrechamente con la autoestima y son necesarias para el desarrollo integral de la persona.

La adquisición y el desarrollo de estas habilidades se produce fundamentalmente en la infancia mediante tres procesos: la experiencia directa, la imitación y el refuerzo.

La falta de desarrollo de estas habilidades puede ocasionar en los chicos problemas de autoestima, para expresar deseos y opiniones, para relacionarse con los demás, de aprovechamiento escolar y malestares emocionales.

El Curso Presencial del Seminario. El inicio de la certificación de profesores

Cuatro sedes en la ciudad de México, cuatro públicos distintos

El Curso Presencial se llevó a cabo en cuatro distintas sedes, atendiendo cada uno de ellas poblaciones de características distintas:

  • 25 y 26 de octubre, Facultad de Medicina, UNAM: 395 asistentes
  • 25 y 26 de octubre, Expo Reforma: 435 asistentes
  • 26 y 27 de octubre, Palacio de Medicina: 380 asistentes
  • 26 y 27 de octubre, Teatro Hidalgo: 815 asistentes.

UNAM: población universitaria exclusivamente.

Expo Reforma: población que se inscribió abiertamente, a través de la Convocatoria pública. Participaron ajedrecistas y maestros de escuelas de educación básica esencialmente, procedentes de numerosos estados de la República mexicana, así como integrantes del Programa “Prepa Sí” del Gobierno del Distrito Federal

Palacio de Medicina: población mayoritariamente proveniente del Programa Bécalos, de la Fundación Televisa, conformada por 360 maestros de educación básica, procedentes de toda la República mexicana

Teatro Hidalgo: en su gran mayoría (75%), maestros jubilados y pensionados del ISSSTE; el resto, población que se inscribió abiertamente.

 El equipo docente

Los docentes invitados se dividieron en dos grupos. El primero, dirigido por el Maestro Leontxo García (España), en el que participaron Adriana Salazar (Colombia), Lorena García Afonso (España), Joaquín Fernández Amigo (España), Juan Antonio Montero (España) y Manuel Azuaga (España) y Andrés Ferriz (México).

El segundo equipo estuvo dirigido por el ex Campeón de Ajedrez de España, Miguel Illescas, y estuvo formado por: Marina Rizzo (Argentina), Juan Luis Jaureguiberry (Argentina), Juan Blanco (Venezuela), César Monroy (Colombia), Esteban Jaureguizar (Argentina), Daniel Escobar (España) y Andrés Ferriz (México).

Contenidos

Cada equipo estructuró sus presentaciones alrededor de los siguientes temas: historia general del ajedrez y destacados ajedrecistas, pedagogía del ajedrez en los niveles de educación preescolar y básico, ajedrez y matemáticas, y enseñanza del ajedrez en poblaciones vulnerables.

Leontxo García —conferencista, presentador, comentarista y periodista español especializado en ajedrez— fue el conductor y entrevistador de este primer grupo formado por Adriana Salazar Varón, pedagoga y ajedrecista colombiana, considerada una de las más importantes exponentes en la enseñanza de ajedrez en el nivel preescolar. Ella fue una de las participantes que más entusiasmaron a los futuros formadores por sus consejos didácticos y los relatos de sus propias experiencias.

Joaquín Fernández Amigo, pedagogo español, explicó la utilización de material didáctico muy diverso con recursos ajedrecísticos para la enseñanza de las matemáticas, y explicó sus investigaciones pedagógicas que destacan los beneficios del ajedrez para el estudio de las matemáticas.

Por su parte, Juan Antonio Montero, uno de los máximos exponentes del “ajedrez social” explicó los beneficios que ha logrado con la enseñanza el ajedrez, en poblaciones marginales, como jóvenes con problemas de adicciones, internos y desempleados.

Por otro lado, el ajedrez como un auxiliar de enorme valor para la enseñanza de las habilidades socioafectivas fue expuesto con mucha lucidez por la pedagoga española Lorena García Alfonso.

Y por último, en este grupo, participó Manuel Azuaga Herrera quien centró su ponencia en explicar y relatar a los aspirantes, cómo el Ajedrez funge como catalizador de los procesos de aprendizaje en las aulas y para ello mostró algunas de las estrategias para enseñara los pequeños.

El segundo grupo estuvo coordinado y dirigido por el GM español Miguel Illescas, director de la escuela de ajedrez EDAMI y director de la revista Peón de rey.

En este grupo participaron César Monroy, instructor FIDE de ajedrez en la Secretaría de Educación de Bogotá, quien explicó sus experiencias como formador de profesores de ajedrez en su país y en la enseñanza escolar.

El ajedrez es, antes que nada, un juego, dijo Esteban Jaureguízar, coordinador del programa Ajedrez para la Convivencia, del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay y vicepresidente de la Federación Uruguaya de Ajedrez. Y ese aspecto lúdico se debe destacar cuando se enseña a niños, pues de lo contrario lo único que se logrará es alejarlos del ajedrez.

El ajedrez es de muchísima utilidad en la enseñanza de las matemáticas y Juan Luis Jaureguiberry demostró al público los diversos recursos que aporta el tablero de ajedrez. Jaureguiberry es el creador del Programa Municipal de Ajedrez que desarrolla la Secretaría de Educación y Cultura de Santa Fe desde 2004, a través del cual reciben clases más de 18 mil alumnos.

Marina Rizzo, fundadora del centro escolar El Caballito de Palermo y coordinadora del ciclo de “Ajedrez y Cultura” y “Ajedrez en Familia” auspiciados por el Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, fue una de las ponentes más aplaudidas, y que cautivó a cientos de los aspirantes al abordar la dimensión de la inteligencia emocional y cómo el ajedrez ayuda a su desarrollo y al advertir del uso del lenguaje cuando se trata de la enseñanza del juego a los infantes.

Juan Blanco, profesor de educación física, doctor en Ciencias de la Educación y planificador del Ministerio del Poder Popular para el Deporte de Venezuela dio a conocer su experiencia como uno de los más destacados promotores e investigadores de esta disciplina frente a grupos vulnerables, e interesado en las investigaciones de alto nivel que tienen como protagonista al ajedrez.

La exposición de este grupo fue cerrada por Daniel Escobar Domínguez, maestro FIDE y profesor del proyecto Jaque al Olvido, que utiliza al ajedrez para retrasar el envejecimiento neuronal, y quien abordó las aplicaciones psicológicas y sociales del ajedrez, así como las estrategias didácticas del ajedrez en las escuelas primarias.

Numeralia general

El Curso Presencial, en términos generales, puede medirse de la siguiente manera:

  • 4 sedes
  • 14 docentes de 5 países iberoamericanos
  • 56 horas de conferencias impartidas
  • 3 mil inscritos al Seminario de Capacitación y Certificación
  • 2 mil 25 asistentes al Curso Presencial
  • Asistentes de al menos 20 estados de la República mexicana