Ajedrez para Adultos Mayores

EL AJEDREZ EN LOS ADULTOS MAYORES

Enseñar el juego de ajedrez a los adultos mayores, contiene múltiples beneficios, ya que se ha comprobado a través de diversas investigaciones que el juego-ciencia como aplicación terapéutica, además de favorecer la socialización, favorece la capacidad motora, ayuda a mejorar el estado de ánimo, y mantiene viva la actividad intelectual y la memoria.

Como lo vemos en el video, existen estudios que han demostrado la eficiencia de practicar este juego para la prevención o atraso del Alzheimer.

Con la finalidad de mejorar la calidad de vida de los adultos mayores, la enseñanza del ajedrez está orientada hacia tres metas fundamentales:

• Bienestar y satisfacción emocional
• Aprendizaje vivencial y dinámico
• Encaminado a sus intereses y deseos

Se trata de desarrollar con el ajedrez un conjunto de conocimientos, habilidades, actitudes y valores enfocados en mejorar su calidad de vida.

 

CASA DE DÍA DELEGACIÓN ESTATAL DEL ISSSTE  VERACRUZ

CASA DE DÍA DELEGACIÓN ESTATAL DEL ISSSTE  MORELOS

SONY DSC

CASA DE DÍA DELEGACIÓN REGIONAL DEL ISSSTE PONIENTE

 

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

CASA DE DÍA DELEGACIÓN ESTATAL DEL ISSSTE ESTADO DE MÉXICO

 

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

 

SONY DSC

 

SONY DSC

SONY DSC

 

 

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

CASA DE DÍA DELEGACIÓN ESTATAL DEL ISSSTE  TLAXCALA

SONY DSC

 

 

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

CASA DE DÍA DELEGACIÓN ESTATAL DEL ISSSTE  HIDALGO

 

 

CASA DE DÍA DELEGACIÓN REGIONAL DEL ISSSTE ORIENTE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CASA DE DÍA DELEGACIÓN ESTATAL  MICHOACÁN

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

El impacto del ajedrez en poblaciones marginales como una actividad formativa, capaz de cambiar el futuro de los niños y las niñas víctimas de la pobreza y su propia vulnerabilidad.

Los hombres y las mujeres somos el producto de nuestro propio sistema mental y del pensamiento colectivo que nos rodea.

Algo que ejemplifica esta afirmación son los estudios y declaraciones de destacados sociólogos y especialistas de la conducta humana que dicen, que algunos pueblos africanos no saben que están mentalmente programados para considerarse inferiores a los demás, simplemente porque son africanos, con la piel negra y se imaginan a sí mismos incapaces de hacer una cosa sin la ayuda de los demás. Nadie es un fracaso innato, ni está condenado a estar por bajo de los demás. Cualquier persona en cualquier rincón del mundo puede levantarse y salir de su inferioridad, de su incapacidad imaginaria, para crecer y creer en si mismo.

 Los hombres y mujeres somos ante todo seres humanos, somos el ser que mira delante de él, que mira hacia arriba y por lo tanto, espera y es diferente del animal (zoológico) que solo mira hacia abajo. Tenemos que mirar adelante, abrir los ojos y mirar hacia el futuro, dejar de ser miopes. Hay que dejar de mirar solo nuestro estómago.  Es el caso de Kitty Ndagizimana una jugadora de ajedrez que no alcanza todavía ni diez años de edad, y que nació y vive en Uganda, sin duda uno de los países más atrasados y marginales de aquel continente.  Kitty gracias al juego milenario se ha convertido en una estrella por su talento ajedrecístico, a través de su práctica ha adquirido fortalezas que redundan en su rendimiento escolar, en el cual ha crecido emocionalmente y, como puede verse en el video a pesar de su corta edad se expresa con toda propiedad.

Todos sus oponentes en el tablero, se han quedado impresionados con ella. Kitty es un ejemplo para los menores ugandeses, al igual que Phiona Mutesi, la joven de Katwe, Uganda que gracias a su talento en el ajedrez ha logrado salir de la marginalidad y la vida azaroza de las comunidades vulnerables. Su hazaña ha llegado a todo el mundo gracias a la película que realizo Disney sobre su vida, “La Reina de Katwe”.

Si bien Phiona Mutesi es la jugadora más talentosa de Uganda hay varias generaciones en su país que están siguiendo su ejemplo, es el caso de Kitty Ndagizimana.

 

Kitty Joyce Mary Ndagizimana

Kitty Ndagizimana es una jugadora de ajedrez de 8 años, que vive en Uganda. La organización Bridge International Academies la está apoyando y promocionando. Se trata de una red de colegios especializados en India, Kenia, Liberia, Nigeria y Uganda. Tres de los alumnos del colegio Nsumbi de Kampala (Uganda) recibieron una beca para participar en el campeonato absoluto y escolar de África en Harare (Zimbabwe).

Kitty y dos otros miembros de la organización “Brigde” recibieron las becas, entregadas por Muhoozi Kainerugaba, hijo y asesor de Yoweri Museveni, presidente de la República de Uganda desde el año 1986.

 

En los medios de comunicación de Uganda, Kitty se ha convertido en una estrella por su talento ajedrecístico y todos los oponentes con los que se ha enfrentado en el tablero, se han quedado impresionados con ella.

Todavía falta mucho camino que recorrer hasta que pueda ser la sucesora de Phiona Mutesi, pero comenzar siempre es difícil. ¡El caso es que siga adelante! “De las derrotas es de lo que más se aprende en las partidas de ajedrez”, para citar a Leontxo García.

La inteligencia es el mayor de los dones

TEXTO POR: Javier Vargas Pereira

Para el científico Allen Newel, “su función es relacionar dos sistemas independientes: el de los conocimientos y el de las metas.”
Así, durante una partida de ajedrez, el intelecto ejercita la creatividad y los conocimientos para alcanzar una meta: superar a un oponente que pretende lo mismo.

Por eso medita, hace planes, busca medios, crea y establece metas. El científico español Antonio Marina escribió: “la inteligencia busca porque necesita encontrar… El hombre construye su inteligencia con arreglo a un proyecto… Sólo un proyecto creador suscita una inteligencia creadora… El conocimiento de la realidad es una de las funciones de la inteligencia. También es tarea suya inventar nuevas posibilidades y también en esta tarea se deja seducir desde la lejanía por la idea de la racionalidad.” Desde el juego ciencia, el maestro Siegbert Tarrasch dijo: “el ajedrez es una forma de producción mental que tiene su encanto peculiar. La producción intelectual es uno de las grandes satisfacciones, si no la mayor, al alcanza del hombre. No todos pueden componer una pieza musical inspirada o construir un puente, sin embargo, en ajedrez todo el mundo es intelectualmente productivo y por consiguiente, cada persona que lo practica puede experimentar una satisfacción.”

En tanto combate de ideas, el éxito en ajedrez nunca es un accidente; siempre es resultado de un esfuerzo de raciocinio.

El poeta, ajedrecista y libertador cubano José Martí dijo: “La inteligencia da bondad, justicia y hermosura; como un ala, levanta el espíritu; como una corona, hace monarca al que la ostenta.” Desde la simbología, toda partida de ajedrez representa el combate de la luz contra las tinieblas, del bien contra el mal. Las casillas blancas y negras figuran la alternancia del día y la noche. En su tiempo, el poeta árabe Firduci dijo: “La inteligencia/ es el mayor de los dones de Alá/ y celebrarla/ el mejor de todos los actos/. Dos caballos,/ uno blanco y otro negro,/ corren rápidamente el uno en pos del otro/ sin alcanzarse jamás:/ ¡El día y la noche!”

TEXTO POR: Javier Vargas Pereira

El Ajedrez en la Educación

TEXTO POR: Javier Vargas Pereira

Arte, juego, deporte, ciencia, todo a la vez, la práctica del ajedrez ha demostrado ser una inmejorable herramienta educativa. Entre otros beneficios, crea hábitos de estudio, disciplina, concentración, percepción integral de la realidad, observación, visión a profundidad, capacidad de anticipación, audacia, sentido común, prudencia, juicio sereno, determinación, etcétera.

En tanto duelo de inteligencia, en toda partida el jugador realiza operaciones tendientes a que los procesos de razonamiento y toma de decisiones sean lógicos, coherentes y eficaces. Los pensamientos se integran en un conjunto de secuencias y sistemas dirigidos a ciertos objetivos: obtener cierta superioridad y obligar al adversario a rendirse o darle jaque mate. Para discurrir metódica y eficazmente, el jugador aplica principios, sistemas y normas del buen pensar, lo que con el tiempo se convierte en hábito. Según el doctor Robert Ferguson, “hay una correlación significativa entre la habilidad para jugar bien al ajedrez y las facultades espaciales, numéricas, administrativo-direccionales y organizativas.”

Por estas y otras razones, en marzo del año 2012, el Parlamento Europeo adoptó el programa, “Ajedrez en la escuela”, a fin de introducirlo en los sistemas educativos de todos sus estados miembros.

En 2015 El Parlamento Español impulsa el ajedrez como asignatura en España

El diputado español Pablo Martín (PSOE) tuvo a principios del año 2015 una importante intervención en el Parlamento de su país en cuanto al futuro del ajedrez en las aulas españolas, argumentó con vehemencia que el ajedrez “aumenta las capacidades estratégicas y memorísticas, enseña a tomar decisiones bajo presión y desarrolla la concentración, entre otras muchas cualidades, y con un coste económico muy bajo”. La respuesta del portavoz popular, Francisco Cabrera, no cambió la sintonía. Tras recordar que el Parlamento Europeo recomendó la introducción del ajedrez como asignatura en marzo de 2012 con 415 eurodiputados a favor, y resaltó que el índice de satisfacción de las experiencias piloto, con el ajedrez educativo, en Cataluña y Cantabria es “superior al 80%”, Cabrera mencionó también estudios científicos realizados en Alemania y otros países en donde el rendimiento escolar de los alumnos ajedrecistas “ha aumentado un 17% por término medio”. También recordó “la gran importancia de España en la historia y evolución del ajedrez, ya que el ajedrez moderno, con las reglas actuales, se incorporó en España hace más de 500 años” recalcó, “nuestro país es el que organiza más torneos internacionales desde 1988” . Y concluyó: “Hablamos de una apasionante disciplina deportiva en el ámbito educativo”.

La Fundación Kaspárov de Ajedrez para Iberoamérica  se mantiene inmersa en un proceso estratégico y permanente de formación masiva que ya alcanza a miles de nuevos profesores de ajedrez educativo y social, quienes podrán atender en conjunto a millones de niños y jóvenes en las escuelas e instituciones educativas de todo el país y en distintos países de Iberoamérica.

En su fundamentación, entre otros argumentos, dice: “Considerando que el ajedrez es un juego accesible a los niños de cualquier grupo social, puede mejorar la cohesión social y contribuir a los objetivos políticos, tales como la integración social, la lucha contra la discriminación, la reducción de las tasas de delincuencia e incluso la lucha contra las adicciones.”

El ajedrez es un juego de ingenio y una réplica de las luchas de la vida real. Una de sus principales características consiste en que contiene muchas opciones, variantes y subvariantes, algunas extremadamente complejas. Por eso su práctica requiere métodos y procedimientos lógicos, cálculo preciso y sobre todo reflexión.

La moderna pedagogía establece que la enseñanza no sólo debe estar orientada a que los alumnos adquieran conocimientos, sino que también desarrollen aptitudes como creatividad, inventiva, motivación por el estudio, pasión por lo que se hace, capacidad de reflexión a profundidad y concentración. La concentración mental se relaciona con la facultad de atender y meditar intensamente. Es un acto mediante el cual la mente capta uno o más objetos, datos o temas que llevan a un fin determinado. De acuerdo con el psicólogo y ajedrecista Nikolas Krogius, “la intensidad del reconcentramiento es la premisa psicológica necesaria para profundizar en la actividad ajedrecística.” Las aptitudes predominantes de los ajedrecistas han sido sintetizadas en cinco cualidades básicas: excepcional memoria visual, capacidad para combinar, velocidad de cálculo, razonamiento lógico y poder de concentración. Esto lo convierte en una herramienta educativa no sólo complementaria de las materias curriculares, sino también de las actividades y retos de la vida real.

Otra de las virtudes formativas del ajedrez consiste en que su práctica confiere valores, esto es, convicciones y principios que determinan una manera de ser y de actuar. Lo primero que aprenden los niños que lo juegan es a respetar las reglas, a ganar con hidalguía, a aceptar con estoicismo las derrotas, a buscar sus causas y a aprender de ellas. También se habitúan a controlar la impulsividad, a respetar al adversario y a ser responsables. La adopción de estos y muchos otros valores refuerza su autoestima, templa el carácter y motiva a buscar el éxito como fruto del esfuerzo, del talento y del mérito, no del azar.

De ahí que el gran maestro español Miguel Illescas, en su libro, Jaque mate, dice: “Si tuviera que señalar sólo unos pocos valores entre aquellos que el ajedrez enseña y requiere, sería el respeto, la honestidad, la responsabilidad y la perseverancia.”

TEXTO POR: Javier Vargas Pereira

La Inmortal

TEXTO POR: ANDRÉS ALFONSO RAMÍREZ SILVA

“Cuánto dolor podríamos evitar si pudiésemos volver atrás las jugadas erróneas y jugar de nuevo.” Goethe “el ajedrez es la única ocurrencia humana que queda fuera del alcance del ser humano.” J.J Arreola caracas

Cuando a los sesenta años me retiré de una reconocida empresa fabricante de productos farmacéuticos, logré una buena pensión que me permitió establecer una modesta hostería, en que podía albergar un máximo de veinte huéspedes, considerando dos en cada una de las diez habitaciones disponibles. Ese plan lo tenía pensado hacía mucho tiempo, porque consideraba que era un buen negocio que no me exigiría demasiado trabajo, ni la necesidad de tener que lidiar con muchos empleados. Con una camarera, dos personas para la recepción, una para cada turno, una cocinera y un mesero por unas tres horas en las mañanas me bastaría y yo como hostelero, me haría cargo de la administración, las compras de alimentos para el comedor en el que ofrecía solo el desayuno y de todas las adquisiciones para mantener el pequeño establecimiento bien surtido de los productos básicos para los baños y dormitorios. En cuanto al servicio de mantenimiento, no me tenía que preocupar demasiado, porque gracias a su excelente ubicación en un sitio sumamente céntrico de la ciudad, sobraban todo tipo de proveedores de servicios desde fontaneros hasta electricistas, cerrajeros, carpinteros, herreros etc; a una distancia a pie.

Para ser sincero, ese negocio lo soñé exactamente así, desde que me divorcié de mi ex mujer cuando apenas tenía yo cuarenta años, la mitad de los cuales había pasado bajo la tortura de un matrimonio infernal, por lo que tan pronto como me liberé, decidí no volver a casarme. Nunca supe si ella, o yo, o los dos, éramos estériles, pero la verdad es que no pudimos tener hijos y como jamás supe de ella desde que nos separamos, no me enteré si pudo procrear familia con otro hombre. En lo que a mi concierne, no se si por allí embaracé a alguna mujer en uno de esos deslices de la vida que nunca faltan. Toda esta confidencia viene a colación para revelarles que este negocio significaba para mí al mismo tiempo, una manera de asegurarme compañía, porque me quedaban muy pocos y distantes parientes y siendo tan tímido como soy, casi nunca tuve amigos así que tenia que arreglármelas para no pasar el resto de mis días sumergido en la soledad. Con la excepción de la natación, no fui muy deportista, ni aficionado al cine, al teatro, a espectáculos o a conciertos. Tampoco fui muy amante de frecuentar parques ni gimnasios, porque me sentía aun más solo en medio de la muchedumbre.

Toda mi vida la había entregado a mi trabajo donde me compensaron con una gerencia en que me destaqué como buen jefe durante los últimos veinte años de mi vida de empleado. También antes, había tenido algunos puestos de responsabilidad pues en total trabajé en esa empresa treinta largos años. A lo largo de mi vida tuve solo dos aficiones: el ajedrez y la natación. Esta ultima disciplina, la practiqué desde niño, aunque no competí, siempre pertenecí a un club privado no muy exclusivo pero digamos decente al que acudía religiosamente todos los días. No obstante, durante mi vida de casado, fui espaciando mis visitas al club, hasta que acabe por ir solo una vez por semana, generalmente los domingos. Eso si, puedo asegurar que desde que frecuento el club, no hay una sola semana en que haya faltado a la práctica de mi deporte favorito. Cierto, en el club me hice de muchos conocidos con quienes de vez en cuando, entablaba alguna que otra conversación, pero nunca llegué a construir una amistad propiamente dicha y menos aun con alguna mujer, fuera de alguna aventurilla.

No es que me haya vuelto misógino a raíz de mi divorcio, pero prefiero tener a mis congéneres del sexo opuesto a una prudente distancia.

En honor a la verdad, tengo pánico de volverme a enamorar, quizá eso explique mi poco empeño por mejorar mi apariencia física y no me refiero ahora que ya cumplí los setenta, sino desde hace treinta años, es decir desde que estoy divorciado, me limito a mantenerme aseado, pero mi ropa es anticuada y poco variada, siempre un pantalón gris de lana, si acaso negro y una camisa blanca, cuando mucho me llego a poner una camisa tipo polo pero siempre blanca, ¿Por qué blanca? No tengo ni la más remota idea. Mi cabello rizado corto, porque eso si, no me gusta que me crezca demasiado el pelo. Tan feo no soy pero he engordado deliberadamente y de ochenta kilos que es mi peso normal he subido a noventa y cinco, de modo que excedido estoy.

Desde que me divorcié como decía, alguna que otra aventurilla pasajera tuve con mujeres que conocí por casualidad en el club o en el supermercado, casi siempre preguntándoles sobre la ubicación de algún producto de limpieza, pero no pasaron a mayores y tuve la dicha de deshacerme de ellas rápidamente. Ahora, la verdad es que estoy como asexuado, no me deleita ni siquiera ver a las mujeres más curvilíneas y como nunca me dio por el homosexualismo, gracias a dios nunca me llamaron la atención los hombres y mucho menos a estas alturas de mi vida. De manera que practico el celibato desde hace mucho tiempo.

En cuanto al ajedrez, debo decir que soy un aficionado de regular fuerza, empecé a jugar ya adulto, competí sin mucho éxito en algunos torneos de mediano nivel pero leí muchos libros sobre aperturas, táctica, estrategia y finales. Me ha apasionado siempre la vida de los campeones mundiales y tenía en el pequeño librero de mi recamara no menos de veinte libros sobre ese juego apasionante. Un dia me di cuenta que me faltaba uno, que recopilaba las más brillantes partidas de grandes maestros del siglo 19 a nuestros días, desde Staunton a Kasparov. Nunca lo presté, pero el asunto es que lo tenía extraviado.

Durante los diez años que llevo con mi negocio, tuve oportunidad de jugar ajedrez con algunos de los huéspedes en varias ocasiones. Ese ha sido mi principal pasatiempo, más allá de mis obligaciones con la hostería que no niego me mantienen ocupado todo el día porque gracias a dios, el nivel de ocupación hotelera esta cuando menos al 75%. Lo bueno es que vivo en la misma hostería, de modo que no tengo que sufrir la tortura del traslado en medio de ese tránsito infame que enloquece a millones de víctimas todos los días, pero bueno ya basta de hablar tanto de mi. Así que voy al grano.

Hace como dos años que no juego con ninguno de mis huéspedes porque no parecen estar interesados en el juego ciencia.
Sin embargo algo extraño empezó a suceder con el ajedrez que tengop en la sala. Intacto, salvo la sacudida de polvo que cada dos días le hace la camarera quien tiene órdenes estrictas de dejar las piezas tal como las encuentra, este se ha mantenido por mucho tiempo con las piezas alineadas disciplinadamente en la posición inicial, como debe ser, porque insisto, ni yo ni nadie ha jugado durante los últimos dos años.

Cuatro de las recamaras se han mantenido permanentemente ocupadas durante ese mismo periodo por huéspedes a quienes la ubicación del local, el buen servicio-modestia aparte- y precio módico con tarifas especiales para quienes alquilan por meses, les ha resultado conveniente y no tienen para cuando mudarse. Tres de esas cuatro habitaciones, están ocupadas por hombres solos y la otra por una pareja. Todos los cinco inquilinos fluctúan entre los 35 y 45 años de edad. Poco he tenido que ver con ellos, porque todo el día están fuera y durante la noche están encerrados en sus cuartos a piedra y lodo. Solo puedo decirles que se ven muy decentes, puntuales en sus pagos, nunca reclaman, es mas ni ruido hacen y no se meten unos con otros.

Saludan cortésmente, parecen todos cortados por la misma tijera: muy parcos y poco afectos a hacer el mínimo comentario o siquiera a solicitar algún servicio especial y ¡vaya que he tenido clientes insoportables!

Así que últimamente no ha habido motivo para preocuparme con las quejas de los clientes, salvo que ciertamente me he sentido menos acompañado, pero volvamos al ajedrez. Resulta que una mañana al pasar a la sala para abrir las cortinas como lo hago todos los días, me percaté que alguien había desplazado el peón blanco del rey a la casilla cuatro rey, es decir ¡alguien había iniciado un juego! Pero solo se había hecho una jugada, que es por cierto la más común y popular en el ajedrez. Me quedé intrigado y más por deseos que por cualquier otra cosa, me imaginé que alguno de los huéspedes estaba haciéndome una invitación a jugar. Sobretodo sospeché de uno de ellos que es muy distraído como suelen ser los ajedrecistas; del otro inquilino que esta mas sordo que una tapia, francamente no pensé que podría venir la invitación, aunque la verdad la sordera no tiene porque reñir con el ajedrez; de la pareja podía sospechar aun menos porque se me hacía que eran inseparables, aunque viéndolo bien eso no me constaba, pues salían a horas distintas y siempre llegaban en momentos diferentes de la noche, generalmente la mujer llegaba más tarde que el marido y finalmente el quinto inquilino casi nunca estaba, muchas veces ni siquiera llegaba a dormir, así que ese para mi estaba totalmente descartado.

Decidí dejar las piezas como estaban y le reitere la orden a la camarera que dejara las piezas tal y como las encontrara. Esperé en vano durante todo el día que alguno de los huéspedes me comentara algo o siquiera se acercara al tablero de ajedrez. Mi sorpresa fue aun mayor, cuando a la mañana siguiente el peón negro había respondido a la jugada del blanco de igual manera, es decir, el peón se había desplazado también a la casilla cuatro rey del bando negro. Me quedaba claro: no se trataba de una invitación a jugar, alguien estaba jugando solo, moviendo una pieza por bando cada noche, ¿por cuánto tiempo continuaría jugando? ¿Cuál de los huéspedes hacia eso? ¿A qué hora lo hacía? O ¿era acaso un fantasma? Decidí dejar las piezas así, intrigado, asustado, curioso por saber si ese juego continuaba o si solo había sido una broma de alguien que se había limitado a hacer la única jugada de las blancas y de las negras y que todo terminaría allí. Al día siguiente, me percaté que el blanco había hecho su segunda jugada, de manera que para mi asombro el juego continuaba, ¡qué extraño! me dije en mis adentros. La segunda jugada de las blancas era la jugada típica de la apertura conocida como gambito de rey. Pasó el tiempo y tras treinta y cinco días, me di cuenta que quien quiera que hubiese sido el maniático nocturno que hacia una jugada cada noche, me estaba deleitando con una partida fascinante.

Después de cuarenta y dos días, pude identificar la posición de la maravillosa partida de Andersen jugada en Londres en el año 1851 conocida con el nombre de la inmortal, justamente por su inigualable belleza.

Pude identificar esa partida tras el movimiento veintiuno de las piezas negras, no solo porque esa partida solía conocerla muy bien tanto que hacia algunos años me la sabia de memoria, sino porque una de la pocas películas que había visto recientemente era la de “Blade Runner” con Harrison Ford y dirigida por Ridley Scott una sátira futurista que me interesó precisamente porque esa misma posición originada después de la jugada veintiuno de las negras, se muestra en la película que había yo visto escasas dos semanas atrás. Tres días más tarde lo pude confirmar al ver el brillante jaque mate con el que Andersen remata la genial partida, reproducida en el tablero de ajedrez de mi sala. Una obra artística del ajedrez romántico del modesto profesor de matemáticas alemán que durante muchos años se consideró el campeón mundial sin corona.

Esta joya ajedrecística, era para mi además, una muestra palmaria de que vale mucho mas la creatividad artística que los bienes materiales pues Herr Andersen había sacrificado sus dos torres además de un alfil y había culminado el extraordinario juego, con el brillante sacrificio de su dama antes de matar al rey negro. Era claro que el jugador nocturno, o se sabía de memoria “la inmortal” o había reproducido el juego sacado de algún libro de ajedrez.

Durante todo el día, continué intrigado por saber que pasaría después ¿continuaría el aficionado con alguna otra partida? ¿Acomodaría las piezas en su ordenamiento inicial para ya no moverlas más? ¿Dejaría las piezas en la posición final de la inmortal? ¿Me enteraría por fin quien de los cinco huéspedes era el que asía las piezas de mi ajedrez con la mano todas las noches? ¿Era una mano mágica, espectral? ¿Una anima empedernida y adicta al ajedrez?

Esa noche le dio vuelta mi mente a todas esa preguntas, pero pude reconciliar el sueño, la llamada muerte pequeña me abrazo como todas las noches hasta que abrí lo ojos a la seis de la mañana como de costumbre. Lleno de curiosidad, me vestí de prisa y me trasladé a la sala para ver el siguiente capítulo de mi extraña novela domestica. Casi me desmayé del susto al ver degollada en la sala a la inquilina que había vivido los dos últimos años en uno de los cuartos. La infortunada mujer, descansaba sobre el tablero de ajedrez con las piezas manchadas con su sangre, pero aun dispuestas en la posición del mate, de la partida de Andersen. La cabeza de la mujer yacía boca abajo en el piso junto con el libro que pensé perdido abierto de par en par justo en la página donde se reproducía la famosa partida del maestro alemán. Envuelto en el espanto, corrí hacía la recamara de la pareja en busca del marido. La puerta estaba entreabierta, entré horrorizado y encontré al hombre muerto sobre su cama y un frasco de pastillas vació, fabricado por la empresa en la que trabajé durante treinta años. Todo había sucedido en silencio porque la mujer había bebido un vaso de leche envenenada que estaba sobre el buró, antes de que el marido la decapitara. En el piso de la recamara había una nota póstuma que decía:

“Si Andersen sacrifico a su dama para con ello lograr que su partida fuese inmortal, yo he sacrificado a la mía para demostrar que no somos inmortales. Me enveneno yo también porque si bien la odié en vida por sus infidelidades, no puedo vivir sin ella.”

Enmudecí, no pude gritar, con la mirada perdida divagué por la casa en silencio, aterrado, cabizbajo, pensando en que yo mismo había contribuido con mis productos químicos, con mi libro, y con mi ajedrez a que se produjera tan horrendo crimen, que mi hostería quedaría marcada para siempre como el lugar de la tragedia y que la paz y tranquilidad por la que tanto había soñado durante toda mi vida, yacía sepultada. Mal vendí el negocio y acabé mis ultimos años sumergido en la pobreza y en la mas agobiante soledad.

TEXTO POR: ANDRÉS ALFONSO RAMÍREZ SILVA

Chess.com donará 1500 becas a la Fundación Kasparov

 

Después del éxito obtenido en la gira de capacitación por Latinoamérica, la Fundación Kasparov llega a España dispuesta a recorrer 13 ciudades en las cuales se prevé formar entre 1500 y 2000 profesionales de la educación.

A propósito de esto nos gustaría anunciar una ¡gran noticia!

Chess.com, se han sumado a este esfuerzo de capacitar y fomentar el ajedrez educativo, esfuerzo que comparten desde sus inicios tanto en Chess.com como en su portal especializado para niños (Chesskid.com) y es por este compromiso con el resultado del ajedrez educativo en las aulas, que van a realizar una donación de 1.500 cuentas Premium para todos los participantes de los seminarios de la Fundación en España. El objetivo de esta suma de esfuerzos, es que todos los participantes tengan todas las herramientas necesarias a su disposición y descubran las grandes posibilidades que tiene el ajedrez como herramienta educativa si se añade pasión y una buena base tecnológica para la formación.

¿En qué consisten las becas de Chess.com exactamente?

  1. Una cuenta Diamante (Premium) de 2 meses en Chess.com (valorada en 28€).
  2. Una cuenta Premium en Chesskid.com de 3 meses.

Para disfrutar de ella, tan solo tienes que inscribirte aquí y una vez inscrito, disfrutar de la beca aquí.

Cada uno de los participantes recibirá la beca mencionada y un soporte dedicado ante cualquier duda sobre la plataforma y sobre cómo sacar el mayor partido a las herramientas educativas que proporcionamos.

¡Ahora es tu turno! Si vives en España, no puedes perderte esta gran oportunidad.

¿Sabías que el Ajedrez favorece a desarrollar capacidades de análisis y síntesis?

Análisis y síntesis 

 Análisis y síntesis son dos procesos mentales complementarios y fundamentales en el estudio de las realidades complejas.

Estructuralmente todo el pensamiento constituye una actividad analítico-sintética, por lo que el análisis y la síntesis, en distintos grados, constituyen la base de otras operaciones a un nivel superior de complejidad: la comparación, la abstracción, la generalización y la concreción.

Según S. L. Rubinstein, en sus Principios de psicología general, “el análisis es la descomposición mental de un objeto, fenómeno o de una situación, así como la elaboración de sus elementos, partes, datos o aspectos. Mediante el análisis se abstraen los fenómenos de los nexos fortuitos e intrascendentes, en los que a veces no son dados en la percepción. La síntesis reconstruye el todo desmembrado por el análisis, descubriendo los nexos y relaciones esenciales de los elementos que han sido aislados por el análisis”.

Durante el proceso de asimilación de los conocimientos ajedrecísticos el escolar debe ejecutar mentalmente las operaciones racionales, sin las cuales no podría comprender el contenido. Por ejemplo, ante un problema el jugador de ajedrez deberá analizar cada uno de los datos que se le brindan el problema y los elementos que están presentes (análisis), y además de ello comprender cómo se relacionan los datos o elementos del problema integralmente (síntesis).

El análisis descompone el problema; la síntesis vuelve a reunir cada uno de los datos a los fines de su resolución. Con el análisis y la síntesis, el pensamiento pasa de una representación más o menos vaga de un objeto al concepto o a la idea, en los cuales se sacan analíticamente a la luz sus elementos principales y se descubren sintéticamente los nexos esenciales del todo.

El análisis y la síntesis en el ajedrez contemporáneo, destaca Shereshevsky (1996) y la evaluación de tal o cual posición imprecisa están íntimamente relacionados con la elección del plan, que ya vimos antes. Cuanto más profunda y exactamente el ajedrecista analiza las posiciones críticas de la apertura o del medio juego tanto más difíciles son las partidas prácticas para sus rivales. Con la ayuda del análisis, pues, se logra revelar la esencia concreta de una posición y trazar un plan acertado mucho más eficazmente que por medio de la evaluación general de la posición.

El análisis permite separar de una realidad elementos aislados hasta llegar a conocer y comprender su naturaleza. Durante una partida de ajedrez el jugador enfrenta múltiples alternativas y variantes en cada jugada, y debe responder adecuadamente a las amenazas del adversario, trazando al mismo tiempo una línea que le coloque en conflicto. Esto obliga a analizar múltiples opciones y escenarios de réplica que precisan un serio ejercicio de síntesis. Este ejercicio permanente y continuado, desarrolla de manera natural un acentuado adiestramiento que amplifica la capacidad de análisis y síntesis, perfeccionando el pensamiento crítico y las habilidades para la toma de decisiones.

El ajedrecista se encuentra en cada jugada ante la necesidad de contrarrestar los planes del adversario y amenazar con algún contrajuego. Pero con mucha frecuencia pueden ser varias las respuestas a las maniobras del contrincante. Así, el jugador tiene que analizar cada una y sintetizar cuál cumple los requisitos. Y esto es así durante las treinta o cuarenta movimientos de una partida.

Después de algún tiempo, y con la práctica quienes se inician en el ajedrez pueden lograr combinaciones de tres movimientos, lo que es un logro notable pues significa que cada jugada tiene más de una respuesta y es un ejemplo nítido de planificación, análisis y síntesis.

Decía Roberto Grau, en su Tratado general de ajedrez, que el juego “es una escuela de razonamiento… en la que el hombre joven se habitúa a razonar, a sacar conclusiones, a desconfiar del primer impulso, y especialmente a sintetizar su labor mental para crear el saldo de la misma: la respuesta justa. En esto el ajedrez alecciona a la vez que entretiene”.

Para conocer más al respecto y convertirte en profesor en la enseñanza del Ajedrez, te invitamos a participar en el Seminario Internaciónal de Capacitación El Ajedrez Como Herramienta Pedagógica.

 

‘El Ajedrez como herramienta pedagógica y de inclusión social’ llega a trece ciudades en España durante mayo y junio

La Fundación Kasparov para Iberoamérica llevará a cabo en España el seminario “El Ajedrez como herramienta pedagógica y de inclusión social” durante el mes de mayo y junio en 13 sedes diferentes de la geografía española.

Se trata de un reconocido modelo internacional en ajedrez social y educativo, que incluye un seminario presencial de dos días y una formación on-line de capacitación de 230 horas. El seminario está pensado para todos los públicos. Durante el mismo, 14 de los más reconocidos expertos de la materia en el mundo, mostrarán los grandes beneficios que este milenario juego puede aportar en el ámbito educativo, cultural, social, terapéutico y deportivo. Entre ese grupo de expertos se encuentra el periodista especializado en ajedrez, Leontxo García, y el gran maestro Miguel Illescas.

El seminario está dirigido a todas aquellas personas que tengan interés en el mismo, pues no hace falta saber jugar previamente, ni siquiera mover un peón. Se trata de aprender, de un modo personal, los métodos más vanguardistas que se aplican hoy en la enseñanza y aprendizaje del ajedrez. Se trata de, primero, ofrecer herramientas pedagógicas para conocer los secretos de cómo aplicar con éxito el ajedrez en la escuela; segundo, descubrir porque el juego es una excelente herramienta transversal educativa y, tercero, como podemos favorecer la estimulación cognitiva a edades avanzadas en un centro de mayores, o trabajar con el ajedrez desde un enfoque terapéutico.

Es la oportunidad de convertirse en un experto en la pedagogía del ajedrez. Según indica Leontxo García: “Este equipo de ponentes que tengo el honor de dirigir es el mejor del mundo en ajedrez educativo. Los estudios científicos que se han hecho durante más de un siglo en los cinco continentes arrojan un resultado muy parecido: los alumnos de ajedrez educativo desarrollan más su inteligencia en múltiples parámetros, incluida la emocional, que otros alumnos. Además mejoran su rendimiento académico, en general, sobre todo en matemáticas y en comprensión lectora”.

El gran maestro Miguel Illescas detalla: “Queremos inspirarles en que el ajedrez no solo es un deporte sino que es también una herramienta formativa. A todos aquellos que son docentes o tienen cierta experiencia en el ámbito de la docencia les queremos descubrir el mundo del ajedrez y explicarles porqué creemos firmemente que debería ser una asignatura, y ganar adeptos a esta causa noble que desde hace tiempo muchas personas estamos persiguiendo. Jugamos con la ventaja de que los niños lo ven como un juego, por lo tanto ese es el factor fundamental que tenemos que aprovechar enseñando ajedrez en el colegio”

Manuel Azuaga es uno de los personajes más relevantes del país en ajedrez social y terapéutico. Es una de los ponentes del seminario y reflexiona sobre la actividad y las razones para hacerlo: “¿Rol de docente?, porque quiero trabajar. Puede ser un argumento muy válido… Puede ayudar a una mujer a que tenga un pensamiento estratégico, a un chico ‘conflictivo’ a que encuentre un motor de vida… Cada uno tiene que encontrar algo”.


Esteban Jaureguizar es vicepresidente de la Federación Uruguaya, experto en ajedrez infantil y coordinador del programa ‘Ajedrez para la convivencia’ del gobierno uruguayo. Explica el fondo: “Es simple, se pueden pensar propuestas simples, las podemos aprender junto con nuestros alumnos, disfrutar con nuestros alumnos. Nuestra mirada docente atenta a todas esas cuestiones, van a hacer el resto”.


El Modelo de Formación promueve una visión integral respecto a los conocimientos teóricos y prácticos que demanda la enseñanza del ajedrez educativo, desde un enfoque que contribuye eficazmente a los procesos de integración social y al desarrollo humano. Este aprendizaje, a su vez, conlleva al crecimiento intelectual y social de los propios participantes.

El modelo está compuesto por dos etapas principales de formación:

1. Un seminario presencial internacional, de dos días de duración, a cargo de más de una decena de especialistas y presitigiosos expertos en la pedagogía del ajedrez.

2. Un curso en línea vía internet, a través de una plataforma de educación a distancia con 220 horas de formación.

  El curso presencial es dictado por un equipo de profesionales del ajedrez y la pedagogía que están integrados en dos equipos: uno a cargo del prestigioso periodista y divulgador Leontxo García; y otro a cargo del Gran Maestro Miguel Illescas, ocho veces Campeón Nacional Absoluto de Ajedrez en España. El resto del equipo docente procede de México, Argentina, Colombia, España y Uruguay.

LA PLATAFORMA A DISTANCIA Y EL CURSO EN LÍNEA VÍA INTERNET

El curso de educación a distancia se lleva a cabo a través de una plataforma desarrollada por la Fundación Kaspárov de Ajedrez para Iberoamérica (FKAI), una plataforma única en su género y que incluye los adelantos tecnológicos más importantes en materia de cursos en línea.

A través de cuatro módulos generales y uno de especialización se proporciona a los interesados un itinerario virtual que les permitirá aprender y enseñar el ajedrez desde su propia óptica educativa y de progreso social. Al mismo tiempo, el usuario(a) aprenderá los procesos más importantes de la historia del ajedrez y accederá a contenidos de relevancia para un posterior y eficaz desarrollo de habilidades transversales en sus alumnos. Se le sugieren distintos usos y estrategias para su práctica profesional ante diversos grupos.

 

 

 

 

 

 

Kaspárov conquista la UNAM

Del 27 al 30 de octubre la Fundación Kaspárov de Ajedrez para Iberoamérica celebró con gran éxito de público el Gran Encuentro con el Ajedrez Educativo UNAM 2016 en las inmediaciones del Centro Cultural Universitario.

Para la inauguración del certamen se contó con la presencia estelar del que, para muchos, es sin duda el mejor jugador de ajedrez de todos los tiempos, mito y leyenda del juego ciencia: el excampeón mundial Garry Kaspárov.

15

De izquierda a derecha: Hiquíngari Carranza, presidente de la FKAI, Leontxo Gª y Garry Kaspárov. Foto: Manuel Azuaga.

leontxo-inauguracion-k

El periodista especializado en ajedrez Leontxo Gª se dirige a la audiencia. Foto: Manuel Azuaga

Numerosas personalidades de la vida política, cultural y académica acudieron a la cita con el ánimo de disfrutar de un acto que ha sido considerado por los medios como histórico, a la vista del gran despliegue de actividades que incluía el programa. La visita del Ogro de Bakú despertó entre la audiencia una enorme expectación.

in-collage

En el marco de la inauguración del Gran Encuentro con el Ajedrez Educativo se proyectó el pre-estreno de la película La Reina de Katwe, una producción de la factoría Disney basada en la historia real de Phiona Mutesi, una niña ugandesa que encontró en el ajedrez algo más que un juego, una tabla de salvación que le permitió abandonar la pobreza y la marginalidad de su pueblo.  El público vibró con la cinta y aplaudió emocionado desde las butacas de la sala Nezahualcóyotl de la UNAM.

screenshot_4

Hiquíngari Carranza, Leontxo Gª y Garry Kasparov. Foto: Manuel Azuaga

Durante el fin de semana posterior a la inauguración la UNAM se convirtió en un tablero viviente de ajedrez, mágico por su espectacularidad, con un sinfín de actividades culturales, teatro, música, un torneo para los más pequeños, la celebración de un torneo internacional cuadrangular, un congreso activo con talleres prácticos (impartidos por los mejores expertos en ajedrez pedagógico, social y terapéutico) y un seminario internacional titulado “Ajedrez y sociedad”, bajo la dirección del GM Miguel Illescas y el experto en ajedrez Leontxo Gª. Más de 7000 personas participaron directamente en alguna de las actividades programadas, si bien la afluencia global al recinto supera con creces los 20.000 visitantes.

screenshot_16

La UNAM se convirtió, por unos días, en un tablero de ajedrez. Foto: Manuel Azuaga

screenshot_25

Entrega de certificados a egresados curso de capacitación FKAI

sc

Tablero gigante para las familias

screenshot_27

Parte del equipo de ponentes de la Fundación Kaspárov en el recinto de la UNAM

dsc_0508

Eduardo Iturrizaga frente al mexicano Gilberto Hernández en el torneo cuadrangular. Foto: Manuel Azuaga

El cuadrangular, por cierto, lo ganó el GM peruano Julio Granda, quien derrotó en una final de infarto, en el desempate, al venezolano Eduardo Iturrizaga. En breve podrán leer un crónica con todos los detalles y las partidas.

Final del cuadrangular. Foto: Manuel Azuaga

Final del cuadrangular. Foto: Manuel Azuaga

Posición final que dio la victoria a Granda, tras Axd4!

Posición final que dio la victoria a Granda, tras Axd4!

El plato fuerte del encuentro fue, de nuevo, la presencia de Garry Kaspárov, el domingo, quien en su conferencia magistral  “Redes universitarias” subrayó la importancia de la educación y la formación como únicas herramientas válidas para hacer frente a un futuro incierto y tecnológico en el que los jóvenes de hoy tendrán que trabajar en un contexto desconocido,  un nuevo paradigma que ni siquiera podemos aventurar; y es ahí donde el ajedrez puede ser útil, ayudándoles a tomar las mejores decisiones.

screenshot_2

Kaspárov durante su conferencia en la UNAM. Foto: Manuel Azuaga

screenshot_7

El GM Alejandro Ramírez hizo de traductor de Garry Kaspárov durante la entrevista posterior a la conferencia. Foto: Manuel Azuaga

¿Se considera un genio?, fue la pregunta. Y este fue el gesto de Kasparov. Foto: Manuel Azuaga

¿Se considera un genio?, fue la pregunta. Y este fue el gesto de Kaspárov. Foto: Manuel Azuaga

Kasparov sonríe junto a Miguel Illescas y Leontxo Gª. Foto: Manuel Azuaga

Kaspárov sonríe junto a Miguel Illescas y Leontxo Gª. Foto: Manuel Azuaga

Kasparov. Foto: Manuel Azuaga

Kasparov, en un momento de la entrevista. Foto: Manuel Azuaga

La mirada del Ogro de Bakú. Foto: Manuel Azuaga

La mirada del Ogro de Bakú. Foto: Manuel Azuaga

El público acudió en masa para oír a la leyenda del ajedrez.

El público acudió en masa para oír a Kasparov, leyenda del ajedrez.

Kasparov posa con miembros de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) de México

Kaspárov posa con miembros de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) de México

Kaspárov con las mujeres del equipo de ponentes de la FKAI

Kaspárov con las “chicas” del equipo de ponentes de la FKAI

Los "chicos" de la FKAI junto a Garry

Los “chicos” de la FKAI junto a Garry

El Gran Encuentro con el Ajedrez Educativo UNAM 2016 tuvo un broche de oro musical con el concierto que ofreció el pianista Roberto Bravo y la violinista Montserrat Prieto. El dúo chileno deleitó a un público que, a esas alturas, ya estaba entregado a una noche sin luna pero mágica y que será recordada por mucho tiempo.

Virtuosismo al piano y al violín. Foto: Manuel Azuaga

Virtuosismo al piano y al violín. Foto: Manuel Azuaga